Los triunfos son para Cabañas

El delantero paraguayo sufrió un disparo en la cabeza en enero y sus compañeros le dedican cada victoria / «Él siempre está con nosotros», asegura Cristian Riveros

La Razón
La RazónLa Razón

«Nosotros tenemos a la Virgen de Caacupé. Siempre le rezamos, ahora le rogamos por nuestro pueblo y por Salvador. Eso nos ha ayudado a llegar hasta aquí», reconocía Cristian Riveros después de superar a Japón en los octavos de final del torneo. Salvador es Salvador Cabañas, el mejor futbolista del momento en Paraguay, que tiene que conformarse con ver el Mundial por televisión con una bala alojada en la cabeza. «Recibimos noticias bastante buenas de él, sabemos que en este momento está en su segunda eta- pa de recuperación y va muy bien, así que lo conseguido es para él también. Él siempre está con nosotros, acá en la mente», añadía el centrocampista paraguayo.El delantero del América de Mé- xico fue atacado el pasado 25 de enero en un bar de México D. F. Le dispararon en la cabeza y estuvo varios días más cerca de la muerte que de seguir viviendo. Los doctores tuvieron que operarle para retirarle los coágulos de sangre y consiguieron mantenerlo con vida, pero no se atrevieron a extraerle la bala, alojada muy cer- ca del cerebro. «El proyectil esta ahí y ya no va a ocasionar más da- ño», comentó Ernesto Martínez, uno de los médicos que lo atendieron. El Mundial estaba perdido para él, pero desde entonces se convirtió en una motivación para sus compañeros, que quisieron dedicarle un buen torneo.«Cabañas gritaba, saltaba, por momentos estaba muy triste porque tenía muchas ganas de estar ahí», comentó en una radio paraguaya su representante, José María González. Muchos de sus compañeros de selección lo llamaron para celebrar el pase a los cuartos de final. «Por momentos se reían a carcajadas. Salvador está feliz de que sus compañeros sigan acordándose de él. Durante los penaltis estaba muy nervioso. Como todos», añadió.Cabañas se ha convertido en una especie de amuleto para sus compañeros. Cada vez que se jun- tan en una habitación para tomar tereré, la tradicional bebida paraguaya, hablan con él. Y el ritual se repetirá antes de jugar contra Es- paña. «Hace una semana lo llamamos desde la habitación con todos los compañeros y ahora haremos lo mismo», asegura Riveros. «Él es el mariscal que nos guía, hubiéramos querido tenerlo acá, por eso nosotros lo pensamos to- do el tiempo en este grupo y le dedicamos a él esta clasificación porque es parte muy importante de lo que nos pasa», aseguró el central Paulo Da Silva.«Cabañas está siempre entre nosotros por lo que nos ha dado en los cuatro años que estuvimos juntos. Le dedicamos esta alegría que estamos sintiendo», asegura Nelson Haedo Valdez, su habitual compañero de ataque en los últimos años con la selección.«Salvador estaría aquí si no hu- biera sufrido esa desgracia. Nosotros jugamos este Mundial para él. Es una gran inspiración para todos nosotros. Esperamos encontrarlo muy bien cuando volvamos a Paraguay», asegura su técnico, el argentino «Tata» Martino.El seleccionador paraguayo en- contró una solución de urgencia para sustituir a Cabañas con la nacionalización «in extremis» del argentino Lucas Barrios. El delantero del Borussia Dortmund ha sido titular en todos los encuentros del campeonato y marcó su penalti en la tanda decisiva contra Japón en octavos. Pero el lugar de Cabañas sólo puede ocuparlo en el campo.Se despertó en guaraníCuando el delantero del América de México despertó del coma comenzó a hablar en guaraní. Fue la primera sorpresa para los médicos, que no paran de asombrarse por sus progresos. No se descarta su vuelta a los terrenos de juego, aunque para eso habrá que esperar. «Cabañas no podría realizar un pase de memoria a un compañero que está ubicado a la izquierda, sabiendo que está ahí», dice uno de sus médicos. El lado izquierdo de su cerebro es el más afectado por el balazo recibido el pasado mes de enero.