MENÚ
miércoles 26 junio 2019
16:00
Actualizado

ANÁLISIS: El peligro de la sugestión por Gonzalo HERRANZ

Tiempo de lectura 2 min.

13 de junio de 2011. 22:14h

Comentada
14/6/2011

- ¿Es legítimo que una televisión pública emita un suicidio asistido?
–No es fácil poner límites a la obsesión de ciertos programadores por el sensacionalismo. Se amparan en lo que ellos llaman libertad de información, que en este caso, parece desligada de la responsabilidad.

- ¿Puede tener el reportaje un efecto de imitación entre los  espectadores?
–El reportaje tratará de convencer al público de que el suicidio asistido es muy «humano» y muy «estético». Un sector de los espectadores será fácilmente sugestionable. Archivarán el caso en su memoria y no se librarán de ese recuerdo y con el tiempo reclamarán el suicidio asistido como un derecho.

- ¿Han de ser más estrictos los códigos deontológicos de las televisiones?
–Estamos ante una promoción publicitaria del suicidio asistido que la BBC ofrece gratuitamente a los activistas británicos de la eutanasia. Desconozco las normas legales por las que se rige la cadena, pero en nuestro país la ayuda al suicidio es un crimen que el Código Penal castiga más duramente que la eutanasia.


Gonzalo Herranz
Profesor Honorario de Bioética de la UNAV

Últimas noticias