MENÚ
martes 23 julio 2019
19:43
Actualizado

Señala que de la reforma autonómica depende nuestro futuro en el euro y el Estado de Bienestar

Aznar: España no puede competir con 17 miniestados

El ex presidente Aznar volvió ayer a marcar el paso en el debate sobre la reforma del modelo autonómico. Nuevas advertencias que llegan en un momento en el que el PSOE se ha apuntado tácticamente al discurso rebajado, con respecto a las elecciones de 2008, del PP en esta materia y hace ahora suya, con la vista puesta en las urnas, la defensa de la estabilidad presupuestaria o de la corrección de disfunciones y duplicidades.

  • El  presidente de FAES presentó ayer  un  informe de la fundación sobre el modelo  autonómico y las propuestas para corregir  la duplicidad administrativa y el derroche  presupuestario
    El presidente de FAES presentó ayer un informe de la fundación sobre el modelo autonómico y las propuestas para corregir la duplicidad administrativa y el derroche presupuestario
  • El presidente de FAES, José María Aznar, durante la presentación del informe "Por un estado autonómico racional y viable"
    El presidente de FAES, José María Aznar, durante la presentación del informe "Por un estado autonómico racional y viable"
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

31 de enero de 2011. 14:01h

Comentada
Madrid. 1/2/2011

Y así, mientras los dos principales partidos compiten en conjugar sus guiños autonomistas con el mensaje reformista, con sus diferentes matices, Aznar, libre de complejos territoriales electorales, clamó ayer por una reforma «inaplazable» del modelo autonómico, de la que depende –sostuvo– nuestro futuro dentro del proyecto europeo, el mantenimiento del Estado de Bienestar y la propia vigencia de la Constitución del 78.

«Hay que reformar el funcionamiento de nuestro Estado autonómico para hacer plenamente vigente la Constitución de 1978 y para preservar el derecho de la nación española a decidir su propio destino libremente, a trabajar por su prosperidad y a permanecer unida», sostuvo durante la presentación del Informe FAES «Por un Estado autonómico racional y viable», elaborado por el diputado Gabriel Elorriaga, el ex secretario de Estado para la Administración Pública Julio Gómez-Pomar y el interventor y auditor del Estado Mario Garcés Sanagustín. En el acto también intervinieron la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el candidato popular a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Aznar terció en la discusión en liza con una advertencia sobre los riesgos de practicar «la política de vuelo corto» con el modelo autonómico y fijando un ejemplo a seguir, el de Alemania. Un país con una estructura federal con menos competencias que nuestras comunidades autónomas y que, inmerso hace algunos años en una dura crisis económica, llegó a la conclusión de que el funcionamiento defectuoso de su modelo federal bloqueaba la adopción de las reformas necesarias y frenaba su modernización. De ese modelo alemán el presidente de FAES destacó precisamente el acuerdo que sellaron sus dos grandes fuerzas políticas para afrontar una reforma constitucional que marcó los límites a los «länders» en los que se divide el país germano.

«Las comunidades autónomas no son un problema; tienen problemas». Pero dicho esto, Aznar también desnudó las «llagas» del actual modelo autonómico: «España no puede competir ni en Europa ni en el mundo con unas comunidades autónomas aspirando a convertirse en mini-estados»; y «no podemos mostrarnos al exterior como un territorio fragmentado, inseguro y escasamente previsible, y tampoco podemos convertir nuestra diversidad territorial en un viaje a ninguna parte impulsado por la obsesión de ser "igual de diferentes", una ambición tan extravagante como paradójica». Descentralización sí, pero sin seguir patrocinando un «destructivo juego de suma negativa entre el Estado y las comunidades autónomas».

Descentralización sí, pero revisando el modelo para blindar un Estado que sea capaz de asegurar las reglas del juego, la igualdad ante la ley y los tribunales, las políticas de cohesión, el acceso de todos los ciudadanos en condiciones de igualdad a los servicios públicos y los derechos y libertades de todos los españoles.

¿Reformar la Constitución?

Para conseguirlo FAES no propugna expresamente una modificación constitucional –aunque en el informe que patrocina sí sea una de las salidas que plantea Elorriaga, uno de sus firmantes–. La fundación de Aznar vería bien esa reforma de la Carta Magna, pero es posibilista y asume las dificultades del necesario acuerdo entre PSOE y PP –también el PP ha renunciado a propugnar esa vía, que abanderó en 2008–. Ahora bien, FAES sí defiende que la revisión del modelo autonómico consista en aplicar la Constitución plenamente.

En el concurrido acto de ayer, la secretaria general del PP incidió en la necesidad de diferenciar entre los gastos «imprescindibles» y aquellos otros «prescindibles», derivados de «17 plantas autonómicas que reproducen la del Estado» con sus televisiones autonómicos, defensores del pueblo... «Muchas administraciones han confundido el lujo con la necesidad», sentenció.


CLAVES
Más personal sin nuevas competencias
- En su informe FAES denuncia el constante incremento de los recursos humanos empleados por las Administraciones territoriales a lo largo de la última década, un crecimiento que va mucho más allá de los traspasos efectuados, según explica el diputado del PP Gabriel Elorriaga.  Sin asumir nuevas competencias, las CC AA han incorporado a casi 250.000 empleados adicionales en los últimos ocho años.

Easto público
- El gasto público regional español ha ido alcanzando tal volumen que hoy es significativamente superior al de Estados federales consolidados, como es el caso de Alemania o Austria.
- Estas cifras contrastan con el gasto administrado por las corporaciones locales. Con la excepción de Grecia y Portugal, los ayuntamientos españoles son los que manejan menos recursos en toda Europa.

Endeudamiento autonómico
- Valencia, Cataluña, Baleares, Castilla-La Mancha y Galicia son las comunidades más endeudadas, todas por encima de la media nacional.  De ellas, Valencia, Cataluña y Galicia partían ya de elevadas tasas de endeudamiento al comienzo de la aplicación del nuevo sistema de financiación.
- Por contra, Cantabria, Asturias, País Vasco, Castilla y León, Madrid y Murcia son las más saneadas dentro de un entorno general de fuerte apelación al crédito.

Descentralización no racional
- El tamaño de las Administraciones españolas no responde a un criterio de racionalidad económica.
- Con bastante más de 8.000 entidades locales –entre Ayuntamientos, Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares, Comarcas, Mancomunidades y otras tipologías– son muchas las que no alcanzan la dimensión mínima necesaria para la prestación eficiente de los servicios que tienen encomendados.
 
Entes públicos
- Su número no se corresponde con el porcentaje de población por comunidad. Andalucía tiene el 17,77 por ciento de la población española y Cataluña el 15,95 por ciento, mientras que Madrid tiene el 13,59 por ciento. Sin embargo, Cataluña casi triplica el número de entidades de Madrid.
- El consorcio y la fundación en mano pública predominan en Andalucía, Baleares y Cataluña, frente a la deriva empresarial de Aragón o Navarra.

Últimas noticias