Los ganaderos piden socorro en la calle y reclaman precios más justos

Miles de ellos reprochan al Gobierno de España su abandono y exigen acciones urgentes

Ganaderos de Castilla y León se dieron cita en las céntricas calles de Valladolid
Ganaderos de Castilla y León se dieron cita en las céntricas calles de Valladolid

Valladolid- Todas las organizaciones agrarias de Castilla y León sabían que la cita era importante. Y, por ello, Coag, UPA, Asaja, UCCL y Urcacyl, unieron fuerzas para convocar a más de cuatro mil personas por las calles de Valladolid pidiendo un grito unánime de auxilio por la agravante situación que viven 36.000 familias de ganaderos de Castilla y León.

Precios justos, ayudas directas urgentes, distribución equitativa en la cadena de producción, medidas intervencionistas eran algunas de las premisas que gritaban los manifestantes alertando de la situación ruinosa de un sector que agoniza. Por ello, el presidente de Asaja, Donaciano Dujo exigía medidas urgentes al presidente del Gobierno y al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, conjuntamente con las comunidades para solucionar cuanto antes esta dramática situación.

Así, reclamaba «ayudas financieras y fiscales» y que se «presione a la industria y a la distribución para que paguen al ganadero su precio justo». En este sentido reclamó «pagar un precio digno a los ganaderos» sin «ecarecer el precio al consumidor», ya que basta con que «los márgenes comerciales sean justos para todos ya la cadena de valor tenga en cada extracto sus beneficios».

En los mismos términos se manifestaba el coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, reclamando «precios y contratos que garanticen la rentabilidad de las explotaciones y pidió valentía a los políticos de España parq ue tomaran ejemplo del actual modelo francés donde se ha pasado de pagar a 24 céntimos el litro de leche de vaca a los 36 actuales».

El secretario general de UPA Castilla y León, Julio López, declaraba que esta jornada de protesta es «un día muy importante para el sector», ya que «sejuega prácticamente» su continuidad, y que «sin precios justos», sin «una intervención en la cadena» y «sin contratos con las industrias» no tiene «ningún futuro».

El coordinador de COAG, Aurelio Pérez reclamaba un «modelo fiable, continuo y que se mantenga en el tiempo» y pidió a las administraciones «precios, fiscalidad y ayudas directas». Por último, el presidente de Urcacyl, Gabriel Alonso, matizaba que aunque las cooperativas no tienen el problema «en casa directamente», la crisis les afecta porque «si el ganadero está mal, la cooperativa ni va a tener márgenes, ni va a poder vender piensos».