«Sígueme el rollo»: Un ídem padre

Director: Dennis Dugan. Intérpretes: Adam Sandler, Jennifer Aniston y Nicole Kidman. Duración: 90 minutos. EE UU, 2010. Comedia romántica.

«Sígueme el rollo»: Un ídem padre
«Sígueme el rollo»: Un ídem padre

No deja de tener tomate: esta comedia romántica (de alguna manera habrá que llamarla) que cuenta los «affaires» amorosos de un cirujano plástico y contiene varios «gags» basados en los excesos del bisturí (así, el típico de la mujer con un seno «desinflado»), está protagonizada por Adam Sandler (debe andar gordito, porque el filme transcurre en Hawái y jamás sale sin la camisa), Jennifer Aniston, quien ha decidido rebajar algo la dosis mensual de botox para la ocasión, y, atentos, una rediviva Nicole Kidman más retocada, blanquecina y encanijada que nunca. Entre este marasmo de chistes escatológicos y picantes desafortunados, vistas paradisiacas y monerías de niños detestables agoniza asfixiada la historia que intenta contar sin gracia Duhan («Zohan, licencia para peinar», «Un papá genial», para que me entiendan), esto es, la de un tipo soltero que se enamora de una veinteañera haciéndose pasar por un divorciado padre de dos hijos. Las exageradas interpretaciones de las tres estrellas mencionadas hacen también pupa a la cinta, que transcurre bamboleante hasta desembocar en el «the end» que sospechaba la mayoría del público desde los primeros minutos de metraje. Jamás un título, en español o inglés, lo clavó de tal manera. Pero qué rollo.