Un español entre los muertos en el terremoto de Nueva Zelanda

Un español ha fallecido en el terremoto registrado esta semana en Christchurch (Nueva Zelanda), han informado a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Exteriores no ha facilitado la identidad del español fallecido pero sí ha confirmado que el cónsul se ha puesto en contacto con su familia, y está realizando los trámites correspondientes.

También han explicado que hay 17 españoles que figuran como residentes y no han aparecido, pero las autoridades españolas están convencidas de que ya no viven allí.

Estas fuentes han precisado que en la mayoría de las ocasiones los residentes no se dan de baja de las listas consulares, por lo que legalmente figuran como residentes aunque ya no siguen viviendo en el país.

Han añadido que, además, si hubieran desaparecido alguien habría preguntado por ellos, situación que no se ha dado.

 
113 muertos y 226 desaparecidos

Por otra parte, las autoridades de Nueva Zelanda elevaron hoy a 113 los muertos por el terremoto de 6,3 grados en la escala Richter que golpeó el martes la ciudad de Christchurch, donde cada vez hay menos esperanza de hallar supervivientes.

"No rescatamos a nadie este noche, y el número de víctimas mortales aumentará", aseguró el jefe de lo equipos de rescate, Russell Gibson.

Los socorristas ya han desistido de sus intentos por sacar a alguien con vida de varios edificios en ruinas, como la emblemática catedral cuyo campanario se hundió por el seísmo, o la sede de la televisión local CTV.

En ese complejo de oficinas puede haber hasta 120 personas atrapadas, la mitad estudiantes de intercambio de una escuela de idiomas, mientras la cifra de desaparecidos se mantiene en 226.

Pese al desánimo generalizado, Gibson indicó que los expertos en salvamento enviados por Australia, Estados Unidos, Japón y otros países creen que todavía será posible encontrar supervivientes entre los escombros.

El primer ministro neozelandés, John Key, señaló que "son días muy, muy duros para todos"pero todavía cree que puede ocurrir un milagro en Christchurch, donde se ha restablecido la electricidad pero no la mayoría del agua potable.

La Policía mantiene acordonado el centro de la ciudad mientras se rastrean los escombros con diminutas cámaras y micrófonos, ayudadas por perros adiestrados.

También vigila que se cumpla el toque de queda impuesto para evitar saqueos y que los ciudadanos circulen por calles oscuras donde todavía pueden derrumbarse decenas de estructuras a causa de las réplicas del terremoto.

El último superviviente -una mujer que permaneció aplastada bajo una mesa durante casi 26 horas- fue rescatada hace dos días.