Fernando Verdasco: «Me gusto en calzoncillos»

Es el número 7 de la ATP y el segundo español en el ranking de las mejores raquetas del mundo después de Rafa Nadal. Nos espera en el hall del Hotel Villa Magna junto a una mesa repleta de botellas de agua mineral: «Es lo único que bebo», dice.

Fernando Verdasco posa para Calvin Klein
Fernando Verdasco posa para Calvin Klein

Viste vaqueros, camiseta blanca y camisa denim desabrochada, tendencia de la temporada. Verdasco (Madrid, 1983) nos habla del momento diez que vive y de su experiencia como imagen de Calvin Klein Underwear.

-Le encuentro pletórico.
-Sí, este último año y medio ha sido el mejor de mi carrera y espero ir a mejor.

-Durante parte del año mantiene su cuartel general en Las Vegas, junto a gurús de la preparación física como Gil Reyes y Agassi.
-Con Reyes he ganado ocho kilos de músculo y, además, me prepara mentalmente antes de los torneos. Es muy positivo, me da ánimos y me dice que voy a llegar a lo más alto, confía en mí.

-Al ver las fotos de la campaña entiendo que le hayan escogido para hacerla...
-Ja, ja, ja. Piensa que entreno de una del mediodía a cuatro y media de la tarde y luego juego al tenis dos horas más. Me machaco y la rutina me sienta bien.

-¿Ha probado suerte en el casino?
-No, no me gusta jugar.

-¿Y ejercer de modelo?
-La experiencia ha sido inolvidable y ya me he acostumbrado a verme en calzoncillos, me gustan las fotos. Cuando tenga nietos se las enseñaré para fardar. Hacer cosas importantes fuera del tenis, que es mi carrera y mi prioridad, me gusta.

-Creo que le apasiona salir de compras...
-Sí, demasiado, y me tengo que controlar. Me entusiasma seguir las tendencias. ¿Mis prendas preferidas? Los vaqueros y las cazadoras de cuero.

-Las ventas de cosmética masculina aumentan a pesar de la crisis. ¿Se ha enganchado a las cremas?
-No, sólo uso hidratante. Me cuido lo justo.

-Su familia es propietaria de varios restaurantes, así que cuando está en Madrid le costará controlar su alimentación.
-Sí, aunque son dueños de La Bola, La Cañada y de El Café de Chinitas. Durante los torneos, miro lo que como, pero, cuando estoy aquí, es difícil, porque me apasiona el cocido. Así que imagínate, aunque lo único que tengo prohibido es el chocolate, las chucherías, las palomitas... Sin embargo, no concibo ver una película en el cine sin comerme un bol de medio kilo. No sabes cómo lo disfruto.

-¿Cocina?
-No, me gustaría aprender.

-Cuando deje el mundo del tenis, ¿a qué se dedicará?
-Me encanta probar en el mundo del cine, más que en el de la televisión. Lo de ser futbolista me pilla ya un poco viejo....

-¿Cuál es su mejor terapia?
-Estar con mi familia, cenar con mis amigos, ir a ver al Real Madrid y durante las vacaciones, la playa.

-¿Le incomodan los reportajes que tratan sobre su vida privada?
-Sí, porque esa parcela es mía y no me gusta hablar de ella. Cuando tenga algo que decir lo diré, pero sin agobios.

-O sea que de su novia, la modelo Jorah Mariano, ni hablamos....


El cuerpo de moda

«¿Vergonzoso? Bueno... Al principio estaba más cortado, sobre todo porque estuve durante casi ocho horas en calzoncillos delante de las cincuenta personas que trabajaron en el rodaje. Cuando la gente ve la publicidad yo no estoy delante para oír qué dicen, así que me importa menos, la verdad», afirma el tenista. Una advertencia para a sus «fans»: esta tarde, de seis a ocho y media, Fernando Verdasco firma autógrafos en El Corte Inglés de la Castellana.