MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
02:41
Actualizado

Ibiza: cuando los tambores hippies rompen la calma

Isla de paradojas, en Ibiza conviven exclusivas fiestas que duran hasta
el amanecer con rincones en los que el silencio es el único protagonista
 

  • Ibiza: Tambores hippies rompen la calma
    Ibiza: Tambores hippies rompen la calma

Tiempo de lectura 4 min.

16 de julio de 2010. 16:21h

Comentada
16/7/2010

Ocho y media de la tarde. El sigiloso pero constante movimiento de las agujas del reloj recuerda a la serena y elegante caída del sol. Es domingo y el rugido de los tambores tañidos por hippies pone la banda sonora a una escena mágica. Anochece en Cala Benirrás, al norte de Ibiza, y la piel se pone de gallina al contemplar cómo el conocido «dedo de Dios» se tiñe de rojo y naranja, mientras una decena de veleros «baila» a su alrededor al son del mar Mediterráneo. La paz interior nos invade de arriba abajo y la espontánea meditación que iniciamos tan sólo es rota con el estruendo de los aplausos. El sol ya se ha escondido, aunque la fiesta continúa hasta que el cuerpo aguante.


Es inevitable... al hablar de Ibiza resulta difícil no pensar en fiesta, pues la isla es internacionalmente conocida por sus exclusivas discotecas y por los turistas VIP que la escogen como destino de vacaciones año tras año. Ibiza tiene fama en todo el mundo, pero lo cierto es que resulta una gran desconocida. Y es precisamente esa otra cara –la oculta, la sencilla, la anónima, la de toda la vida– la que atrapa al viajero que llega por primera vez a la mayor de las Pitiusas. Bañarse en playas de aguas turquesas, desconectar del mundanal ruido en recónditas calas o recorrer en bicicleta parajes naturales son algunas de las sorpresas con las que nos topamos al rascar la cáscara más superficial de la isla.
Como una postal de quiosco, la naturaleza ibicenca, salpicada de frondosos frutales y sabinas, se advierte a cada paso. Pero hay un par de citas que resultan obligadas.


El Parque Natural de Ses Salinas es la primera de ellas y merece la pena descubrirla a pie. Ataviados con unas cómodas zapatillas, tres horas y poco más de siete kilómetros de ruta son suficientes para impregnarse del embrujo de este rincón en el que los flamencos campan a sus anchas. La segunda parada es la Reserva Natural de Cala d'Hort. Allí, la imponente silueta de los islotes de Es Vedrá y Es Vedranell se llevan todo el protagonismo. Si las fuerzas lo permiten, una excursión en kayak es la mejor manera de entender el magnetismo del lugar, pues a ras del agua la sensación de fragilidad del intrépido que rema es única. Para los que prefieran las dos ruedas, la ruta para ciclistas por el área también regala una panorámica difícil de superar. Por eso, junto al botellín de agua no hay que olvidar la cámara de fotos. La instantánea es de las que luego le servirá para presumir.

Con estilo
La carretera que une las localidades de Santa Eulalia y San Carlos cobija una de las sopresas más ansiadas por el viajero: el mercadillo hippie de Las Dalias. Vestidos de un blanco impoluto, bisutería de todos los tamaños y colores, alpargatas hechas a mano... Si quiere «camuflarse» como un ibicenco «de pura cepa», aquí puede encontrar todo lo que necesita, amenizado con música en directo y un ambiente de lo más entretenido.


Coquetas localidades como San Antonio, Santa Gertrudis o Santa Eulalia –coronado por su iglesia fortificada– o la visita a alguna bodega local –Sa Cova, en Sant Mateu d'Albarca, es muy recomendable– son paradas obligadas, aunque la palma se la lleva, por supuesto, la capital. Declarado Patrimonio de la Humanidad, el centro histórico de la ciudad no defrauda a los apasionados de la historia y de la arquitectura. Para los que se chiflan por las cuestiones más mundanas, el puerto es su lugar. Allí se dan cita los locales de moda. Y es que en Ibiza hay opciones para todos.
 

>> Cómo llegar. El Grupo Iberia ofrece hasta 21 vuelos directos a la semana a Ibiza desde Madrid, y también sin escalas desde Alicante, León, Valladolid, Valencia, Zaragoza, Lérida, Palma de Mallorca, Menorca, Málaga, Lisboa, Marsella y Niza. Asimismo, Iberia ofrece vuelos, vía Madrid, desde el resto de su red. Puede encontrar su billete desde 62 euros por trayecto, todo incluido en iberia.com (precios vigentes al cierre de esta edición). Más información sobre condiciones de esta y otras ofertas, vuelos y otras tarifas en iberia.com, Serviberia (902 400 500), oficinas de Iberia y agencias de viaje.
>> Dónde alojarse. Aguas de Ibiza, de cinco estrellas, en Santa Eulalia.
>> Más información. En la web www.ibiza.travel.
 

Últimas noticias