Buena banda social club

AfrocubismCon Eliades Ochoa, Toumani Diabaté. Teatro Circo Price, Madrid11-XI-10.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hace apenas unos meses la banda Afrocubism nacía en los escenarios, en la inauguración del festival La Mar de Músicas de Cartagena. Si entonces ya vimos una propuesta cargada de futuro, hoy su oferta se ha llenado de sabidurías compartidas en el rodaje en concierto. Afrocubism recupera, 14 años después, el proyecto inicial de lo que se convertiría en Buena Vista Social Club: el encuentro de músicos cubanos y malienses. Entonces no llegaron a La Habana los africanos por problemas de pasaportes, pero ahora recorren el mundo con un gran disco y un directo capaz de poner a bailar a las estatuas. Al frente están Eliades Ochoa, el cantante y guitarrista guajiro, superviviente del Buena Vista, y Toumani Diabaté, el excepcional intérprete de kora (arpa africana). Con ambos, sus compatriotas, como el guitarrista Dejelimaly Tounkaré, que enardeció con su «Dejelimaly Rumba», y Lassana Diabaté, que hizo salir humo de su balafón, antecedente de la marimba. Y en el encuentro nadie pierde su personalidad: un latido africano que se expresa a ambos lados del Atlántico. Así, Kasse Mady puede deslumbrar con «Jarabi», ya un clásico del primer disco de Toumani («Kaira») y también en «Shongai I», su colaboración con Ketama. Y en trío kora-guitarra-n'goni crean una fantasía en la que suena «Guantanamera» como jamás se había escuchado. Y toda la banda alienta la voz de Ochoa cuando se despiden al son de «A la luna yo me voy». Por allí cerca parecía que situaron a un público lleno de entusiasmo.