Internacional

Premiado un refugiado kurdo que escribió un libro vía Whatsapp desde un centro de detención

El periodista iraní Behrouz Boochani, retenido desde hace seis años en Papúa Nueva Guinea, ha sido galardonado en Nueva Zelanda, desde donde confía viajar a EE UU para recibir asilo

Behrouz Boochani ha pasado los últimos seis años en un centro de detención de la isla de Manus en Papúa Nueva Guinea, después de ser rechazada su petición de asilo en Australia. El periodista llegó a la isla de Navidad en barco en julio de 2013. Ese mismo mes, el entonces primer ministro prometió que ningún solicitante de asilo que llegase al país en barco iba a ser admitido por el Gobierno. Boochani estaba dispuesto a solicitar el asilo, algo que finalmente no pudo llevar a cabo debido a la estricta política australiana de refugiados.

Publicidad

"No quería ir a prisión en Irán, así que me fui y cuando llegué a Australia me trasladaron a esta prisión durante años", dijo a la BBC en enero de 2019. La versión oficial asegura que estas políticas son necesarias para disuadir los peligrosos intentos de llegar a sus costas a través del mar. Así que en vez de llegar a Australia, donde esperaba comenzar una nueva vida, Boochani fue trasladado a la isla de Manus, donde se encuentra en un centro de detención.

Ante la incapacidad de abandonar la isla, decidió convertirse en uno de los rostros más conocidos del lugar, relatando las vidas de sus compañeros, también solicitantes de asilo. Al conjunto de todas las historias de los prisioneros de la isla de Manus, les dio forma en un libro llamado “No Friend But the Mountains: Writing from Manus Prison” ("Sin más amigo que las montañas: escribiendo desde la prisión de Manus"). El relato ha obtenido un galardón, que Boochani tendrá que recoger en Nueva Zelanda. “He sido invitado por el Word Festival a un evento que tendrá lugar en Christchurch. Gracias a todos los amigos que hicieron esto posible”, escribió desde su cuenta de Twitter.

El libro ha resultado ser su billete de salida de la isla, ya que el Gobierno neozelandés le ha garantizado un permiso de 30 días para que pueda asistir al festival literario a finales de este mes. Por tanto, será la primera vez que pueda abandonar Papúa Nueva Guinea desde agosto de 2013.

Una vez allí confía en viajar a Estados Unidos, donde le han concedido el derecho a asilo como parte de un acuerdo de reasentamiento de refugiados de dos de los centros de detención australianos. En caso de que éste le sea denegado, como consecuencia de su llegada a Nueva Zelanda, Boochani ha confirmado que buscaría otras opciones. “Solo quiero estar libre del sistema, del proceso. Solo quiero estar en algún lugar donde sea considerado como un ciudadano más, no como alguien con la etiqueta de refugiado, o peor aún ser considerado como un simple número”, ha declarado a "The Guardian".

Publicidad

Sin embargo, el proceso en Estados Unidos lleva mucho tiempo y, si bien muchos de los solicitantes de asilo, como Boochani, han recibido el estatus de refugiados en Papúa Nueva Guinea, no quieren permanecer en el país norteamericano. Aunque también comentan que regresar a casa no es una opción.