Matar a una periodista en Malta por 150.000 euros

El empresario detenido acusa al ex jefe de Gabinete del «premier» de ser el cerebro del asesinato de Daphne Caruana Galizia

Manifestación para exigir justicia por la muerte de Daphne Caruana Galizia frente al palacio del primer ministro en La Valeta
Manifestación para exigir justicia por la muerte de Daphne Caruana Galizia frente al palacio del primer ministro en La ValetaAP

La periodista Daphne Caruana Galizia, una de las más importantes de Malta, fue asesinada el 16 de octubre de 2017 con una bomba lapa bajo su coche. Así silenciaban su voz y frenaban sus asertivas entradas en su blog sobre corrupción, que tantas veces sacó los colores a los políticos y empresarios malteses. Más de dos años después de su muerte se ha sabido el precio que pusieron a su cabeza: 150.000 euros. Una vez entregado el dinero, tres hombres –ya en manos de la Policía maltesa– hicieron el trabajo sucio en el país más pequeño de la Unión Europea.

Quien supuestamente les dio las instrucciones fue Melvin Theuma, conocido en los medios locales como «el intermediario» entre los encargados de ejecutar el plan y los cerebros de la operación. Theuma, que fue arrestado la semana pasada, está colaborando con la Justicia maltesa a cambio de un indulto presidencial. También el millonario empresario Yorgen Fenech, detenido la semana pasada cuando intentaba huir del país en su lujoso yate, dice estar dispuesto a «hablar» a cambio de inmunidad. Según pudo saber «The Times of Malta», en los interrogatorios de ambos sospechosos, así como en las conversaciones grabadas entre los dos, la cifra que acordaron fue de 150.000 euros.

Mientras que Theuma, taxista, acusa a Fenech de ser el cerebro de toda la cobarde operación contra la periodista de 53 años, el empresario apunta más alto y señala a Keith Schembri, el hasta el lunes jefe de Gabinete del primer ministro maltés, Joseph Muscat. Schembri fue detenido el martes después de presentar su dimisión por su supuesta vinculación con el caso. Su detención provocó la renuncia del ministro de Turismo maltés y que el titular de Economía suspendiera a sus responsabilidades hasta que concluya la investigación sobre el asesinato de la reportera. Esta cadena de dimisiones ha puesto aún más contra las cuerdas al propio Muscat. Desde la detención de Fenech, numerosos malteses han salido a la calle para reclamar su dimisión. La familia de la periodista también. Temen que Muscat pueda interferir en el proceso judicial.

Además de los 150.000 euros, Theuma recibió pequeñas cantidades por parte de Fenech para cubrir «gastos legales». En total se hicieron tres pagos de «miles de euros». Hoy se espera que el taxista e «intermediario» testifique ante la Corte.