“Es innegable que Marine Le Pen se aprovecha de la situación que reina en el campo francés”

El profesor de la Universidad de París Panthéon-Assas, Armaud Mercier, explica en una entrevista con LA RAZÓN porqué el presidente Macron no llega a convencer al sector agrícola

French President Emmanuel Macron talks with a member of the French farmers union FNSEA as he arrives at the 57th International Agriculture Fair (Salon international de l'Agriculture) at the Porte de Versailles exhibition center in Paris
El presidente francés, Emmanuel Macron, conversa con un miembro del sindicato de agricultores francés FNSEA cuando llega a la 57ª Feria Internacional de Agricultura el Centro de exposiciones Porte de Versailles en París, (Ludovic Marin / Pool)POOLReuters

A pesar de sus esfuerzos, Macron no consigue convencer en las zonas rurales. El profesor de la Universidad de París Panthéon-Assas, Armaud Mercier, explica en una entrevista para el periódico LA RAZÓN porqué el sector agrícola no llega a estar completamente satisfecho con las decisiones del presidente francés.

¿Cómo está tratando Macron al sector rural francés?

Tradicionalmente, en Francia, el mundo campesino vota más bien a la derecha. Como Emmanuel Macron proviene del Partido Socialista, no tenía mucho apoyo en el mundo rural. Sin embargo, el presidente decidió cuidar a los campesinos gracias a la influencia de los dirigentes de la derecha con quienes hizo una alianza, comenzando con el primer ministro, que proviene de Los Republicanos. Macron quería cambiar el equilibrio de poder entre la industria agroalimentaria y los grandes distribuidores, y los agricultores para que estén mejor remunerados. Una posición popular entre los campesinos, pero la ley no produce los efectos esperados y el sector no está completamente satisfecho con este Gobierno.

¿Cómo está afrontando el Gobierno la brecha entre el campo y la ciudad?

Uno de los principales problemas para el mundo rural es el fenómeno de la desertificación: desaparición de los servicios públicos, cierre de líneas de ferrocarril consideradas no rentables, desaparición de tiendas en las aldeas, no reemplazo de médicos que se jubilan, etc. También es por estas razones que nació el movimiento de los «chalecos amarillos». En consecuencia, el Gobierno apoya las iniciativas de las regiones y departamentos que se ocupan de estos problemas ayudando a mantener pequeñas empresas en las ciudades rurales, creando centros médicos que reúnen varios profesionales.

¿Cómo afectará al campo francés la reforma de la PAC?

Francia es uno de los primeros beneficiarios. La mayoría de los agricultores no podría vivir de su producción sin el apoyo de la UE. Para Macron, haber regresado de Bruselas con importantes recortes en los subsidios hubiera sido un fracaso político que habría podido incendiar el campo. Sabiendo que la tradición de protesta está firmemente anclada en la cultura campesina francesa.

¿Está la ultraderecha seduciendo a los agricultores?

Es innegable que Reagrupación Nacional, el partido de Marine Le Pen, se aprovecha de la situación que reina en el campo francés. Durante mucho tiempo, la fuerte identificación de los campesinos con los valores de la Iglesia católica los llevó a votar a los partidos conservadores, rechazando el extremismo. Por lo tanto, el apoyo a Le Pen se ha mantenido mucho más bajo que en tierras industriales en crisis. Pero durante los últimos diez años, el sentimiento de abandono por los partidos del Gobierno ha convencido a los crecientes habitantes del mundo rural a votar por su partido como protesta. Es en estos territorios donde debemos encontrar una explicación para el aumento en el apoyo a la extrema derecha en Francia.