Borrell viaja a Ankara de urgencia para reunirse con el Gobierno de Erdogan

Los ministros de Interior y Exteriores de la UE analizarán esta semana la crisis de refugiados en la frontera griega

Refugees and migrants gather at Turkish-Greek sea border
Varios inmigrantes en la frontera turcogriega en EdirneERDEM SAHINEFE

El alto representante para la Política Exterior y la Seguridad Común de la Unión Europea, Josep Borrell, y el comisario europeo de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, viajan este martes a Ankara para mantener reuniones con las autoridades turcas y abordar, entre otras cuestiones, la situación en la región de Idlib, en el noroeste de Siria, según ha informado el Servicio de Acción Exterior de la UE, en un comunicado.

Durante el viaje, que se prolongará hasta mañana, Borrell y Lenarcic mantendrán reuniones con altos cargos turcos para hablar sobre la “actual escalada en la provincia de Idlib” y “las consecuencias humanitarias para la población civil sobre el terreno, así como la situación de los refugiados sirios en Turquía”.

“En su visita a Ankara, se reunirán con interlocutores de alto nivel turcos. Esta visita llega antes de la reunión informal de ministros de Exteriores de la Unión Europea y del Consejo de Asuntos Exteriores extraordinario que presidirá Borrell en Zagreb el 5 y el 6 de marzo”, ha indicado el servicio diplomático comunitario. Lenarcic continuará su viaje en Turquía visitando las instalaciones que acogen refugiados en Gaziantep, en el sureste del país.

Reunión de los ministros de Interior y Exteriores UE

Por otro lado, los ministros de Interior y Exteriores de la Unión Europea (UE) abordarán en sendas reuniones extraordinarias la crisis de los refugiados en la frontera de Grecia con Turquía principalmente y también el conflicto en Siria, cuyo recrudecimiento ha empujado a los ciudadanos a abandonar el país.

Los ministros de Interior han sido convocados mañana a las 16.00 GMT en Bruselas para evaluar qué medidas de apoyo pueden prestar a Grecia, que en los últimos días ha recibido refuerzos de Frontex, la agencia comunitaria de fronteras exteriores.

Los presidentes de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen; el Consejo Europeo, Charles Michel, y la Eurocámara, David Sassoli, han viajado hoy a la frontera entre Grecia y Turquía para evaluar sobre el terreno las necesidades ante el drama humanitario en la zona.

Previamente, Von der Leyen y Michel habían señalado que siguen "con preocupación" la situación de las fronteras exteriores de la UE con Turquía, y que están "en permanente contacto" con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov.

"Nuestra primera prioridad en este momento es garantizar que Grecia y Bulgaria tengan todo nuestro apoyo. Estamos dispuestos a proporcionar respaldo adicional a través de Frontex en la frontera terrestre", indicó Von der Leyen.

Se da la circunstancia de que los ministros de Exteriores de la UE tienen previsto celebrar este jueves y viernes en la capital croata su reunión semestral informal, en la que tradicionalmente no pueden tomar decisiones firmes.

No obstante, Borrell informó de que al término de esa sesión informal tendrá lugar, el viernes, un Consejo extraordinario para intercambiar puntos de vista sobre la situación en la región de Idlib, al noroeste de Siria, donde se han incrementado los combates entre las tropas del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y fuerzas como las turcas.

Además, los titulares de Exteriores discutirán cómo hacer frente a la crisis humanitaria y reducir la tensión en la zona, con vistas a abrir el camino a una solución política del conflicto. Igualmente, los ministros podrían abordar los aspectos exteriores de la cuestión migratoria.

Tras el bombardeo de la semana pasada en Idlib que costó la vida a una treintena de soldados turcos, el portavoz del gubernamental partido islamista turco Justicia y Desarrollo (AKP), Ömer Çelik, señaló que Turquía ya no podía retener a los refugiados. La UE insiste en que el acuerdo con Turquía para que mantenga en su territorio a los demandantes de asilo a cambio de apoyo económico para atenderlos sigue vigente.