“Es sorprendente observar cómo el coronavirus parece avanzar más despacio en países más cálidos”

Según el profesor del Centro de Vacunación Emory aún“se necesitarán más estudios epidemiológicos para entender completamente por qué algunas regiones están más afectadas por Covid-19 que otras”

Más de 2,2 millones de personas en el mundo se han infectado de Covid-19. Algunos países como España, Italia o Estados Unidos parecen verse más afectados por este nuevo virus que otros estados en el mundo, con cifras de fallecidos que ya superan la barrera de los 20.000 muertos.

Esta semana, además, el presidente de Estados Unidos, ha anunciado que dejará de financiar a la Organización Mundial de la Salud (OMS). En plena pandemia de coronavirus, entrevistamos a Guido Silvestri, Jefe de Patología de la Universidad Emory, en Atlanta, Georgia, para conocer cómo afectará esta medida a la lucha contra el Covid-19.

Silvestri, al frente de la división de Microbiología e Inmunología en el Centro de Vacunación Emory, explica que lo más importante ahora es desarrollar estrategias eficientes para “reabrir” nuestras sociedades. Para este científico, con un amplio historial de investigaciones en la patología, prevención y tratamiento del SIDA, tenemos que aprender sobre lo que ha pasado para estar mejor preparados en el futuro.

-¿Estaba algún país preparado para la pandemia? ¿Por qué hay estados como España, Italia o Estados Unidos que tienen tantas muertes y otros no?

-No, desafortunadamente, ningún país estaba verdaderamente preparado para tal pandemia. Lo que no sabemos es por qué ciertos países parecen haberse visto más gravemente afectados que otros. Con todo, tenemos algunas hipótesis, en las que se incluye cómo de rápido y agresivas fueron las medidas iniciales de aislamiento social, ciertos rasgos demográficos (por ejemplo la presencia en altas cantidades de ciudadanos ancianos activos) y factores medioambientales puede que hayan favorecido la propagación del virus y/o la severidad de la enfermedad.

A este respecto, es sorprendente observar cómo la pandemia parece avanzar más despacio y es menos agresiva en países más cálidos (África, Centro América y el Caribe, el Sureste Asiático, el Golfo, etc). Incluso en España, Italia y Estados Unidos parece haber un degradado Norte-Sur en el que la mayor parte del daño ocurre en el Norte y en las zonas más frías de estos países. Pero esto aún continúan siendo hipótesis, y se necesitarán más estudios epidemiológicos para entender completamente por qué algunas regiones están más afectadas por el Covid-19 que otras.

¿Qué estrategias son las mejores para combatir a este nuevo virus? ¿Test masivos, por ejemplo?

Personalmente, creo que el aspecto más importante en este punto es desarrollar estrategias eficientes para “reabrir” nuestras sociedades mientras gestionamos la inevitable transición de la oleada inicial de la pandemia de infección de SARS-CoV-2 y Covid-19 a una fase más endémica. Será ensencial tener la habilidad de vigilar constantemente y de una forma empírica la potencial vuelta del virus y el nivel de inmunidad en la población. Por lo que sí, esto puede denominarse “test masivos inteligentes”. Esto se puede hacer con una combinación de análisis virológicos y serológicos, y respondiendo a tiempo y de manera efectiva ante cualquier señal temprana de que el virus está volviendo. No hace falta decir que esto no será barato, pero no creo que tengamos opciones aquí.

El presidente Donald Trump ha anunciado esta semana que ya no financiará más a la OMS. Esta decisión unilateral, ¿afectará a otros países miembros de la OMS en su lucha contra el Covid-19? ¿Y a una futura vacuna?

Es difícil de predecir cómo esta decisión impactará a la lucha global contra el Covid-19, pero nadie niega el potencial para que tenga efectos negativos sustanciales. Aun así, el desarrollo clínico y las pruebas de vacunas en candidatos es probablemente uno de los aspectos de esta batalla que menos serán impactados por la decisión de Trump. En cualquier caso, espero que se dé marcha atrás en esta decisión, no sería la primera vez que algo así ocurre.

En cualquier caso, ¿cree que la secuencia temporal y las recomendaciones de la OMS en la lucha contra el Covid-19 fueron apropiados ante la gran amenaza del coronavirus?

La verdad es que simplemente no lo sabemos. De hecho, nunca podremos saber qué hubiera pasado si se hubieran tomado decisiones diferentes por parte de la OMS, u otras entidades, a ese respecto, tanto nacional como internacional. Es tentador decir que esta amenaza fue inicialmente infravalorada, y quizás fuéramos de algún modo mal informados de cómo de rápidamente la epidemia estaba siendo contenida en China. Puede que hubiera una oportunidad ahí, o quizás ya era demasiado tarde. Lo importante, en este punto, es aprender que todos podemos aprender sobre lo que ha pasado. Para que podamos estar mejor preparados en el futuro, así como para el Covid-19 y otras enfermedades infecciosas emergentes.