La Fiscalía de París abre una investigación a Giscard d’Estaing por agresión sexual

Una periodista alemana de 37 años denuncia al ex presidente francés por haberla puesto varias veces la mano en el trasero durante una entrevista en 2018

Valery Giscard d'Estaing
Valery Giscard d'Estaing, de 94 años, presidió Francia entre 1974 y 1981Michel EulerAP

La Fiscalía de París ha abierto una investigación por agresión sexual contra el ex presidente francés Valéry Giscard d’Estaing, de 94 años, después de que una periodista alemana de 37 años le pusiese una denuncia el pasado mes de marzo. La reportera acusa al antiguo jefe de Estado galo (1974-1981) de haberle tocado el trasero varias veces durante una entrevista realizada en diciembre de 2018 en París. Fue entonces cuando Ann-Kathrin Stracke, que trabaja para la cadena pública alemana de televisión WDR, entrevistó a Giscard d´ Estaing para elaborar un reportaje sobre el centenario del nacimiento del ex canciller alemán Helmut Schmidt, cuyo mandato coincidió con el del ex presidente galo.

Al término de las preguntas, según el relato de la periodista, se le pidió al asistente del ex mandatario que tomara una foto de recuerdo en grupo con el equipo alemán de televisión. Fue en ese instante cuando comenzaron las presuntas agresiones sexuales del ex presidente a la periodista alemana. “Durante la foto, la mano del señor Giscard empezó a moverse hacia mi cintura. Y luego hacia mi nalga izquierda, quedándose quieta ahí”, relató Stracke. “Intenté apartarle la mano. No lo conseguí”. Pero lejos de ser un incidente aislado, el episodio continuó. Según Stracke, la foto se repitió una segunda vez. Y el ex presidente francés habría vuelto a ponerle la mano en el trasero.

Antes de partir, Giscard d’Estaing quiso mostrarle varias fotos suyas con diversos dignatarios internacionales colgadas en una pared. “Intenté mantener la distancia, porque para mí la situación era muy desagradable, porque no quería estar tan cerca de ese hombre”, declaró. Sin embargo, en un momento no pudo despistarlo más porque se topó con una estantería. Ahí fue cuando intervino su cámara, que hizo caer a propósito un foco para distraer la atención de Giscard d’Estaing, según explicó también este posteriormente, cuando el equipo regresó a Alemania y la reportera informó a sus superiores de la cadena WDR de la situación. Al despedir a la periodista, el ex presidente le deseó, en alemán, que tuviera “dulces sueños”.

De vuelta a su redacción en Alemania, la periodista contó todo lo ocurrido a sus superiores y estos recurrieron a un gabinete de abogados externo. El bufete redactó un informe y envió su resumen en una carta al ex presidente. Después de que se diera a conocer la denuncia, el director de gabinete del antiguo jefe del Estado, Olivier Revel, dijo que su cliente no guardaba ningún recuerdo del encuentro con la periodista alemana. Finalmente, y tras mucho dudar, según reconoce la propia periodista en declaraciones al diario “Le Monde”, el pasado 12 de marzo decidió presentar la denuncia. Parte de esas dudas las justifica en la falta de conocimiento sobre la Justicia francesa. “En un primer momento no pensé en poner la denuncia, sobre todo porque no tenía ni idea de cómo funciona la Justicia francesa”, ha declarado Stracke.

Ahora, tras la luz verde de la Fiscalía para abrir una investigación, la periodista alemana se ha mostrado “satisfecha” según ha reconocido este martes a la agencia France Presse. “Por supuesto estoy a la disposición de la Justicia francesa en el marco de esta investigación”. “Decidí contar mi historia porque pienso que la gente debe saber que el ex presidente francés acosó sexualmente a una periodista, en este caso a mi, después de una entrevista”, afirma Ann-Kathrin Stracke. El debate social iniciado por el movimiento feminista MeToo, explica la reportera, le ha “enseñado lo importante que es que se produzca una discusión en la sociedad sobre este tema”.