La tensión entre Turquía y Francia se dispara en el Mediterráneo oriental

Ankara acusa a París de reavivar el conflicto tras sumarse a los ejercicios conjuntos con Grecia, Italia y Chipre después de que Erdogan mantuviera las exploraciones de gas

Turquía acusó el jueves a Francia de avivar las tensiones en el Mediterráneo oriental, donde los aliados de la OTAN, Turquía y Grecia, están atrapados en un duro enfrentamiento por las reivindicaciones de los derechos de exploración de energía en alta mar.

La acusación se produce después de que los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunieron en Berlín para intentar persuadir a Grecia, miembro de la UE, y su vecina Turquía, de que se alejen del conflicto.

Se esperaba que los ministros debatieran una serie de sanciones y otras opciones políticas que podrían convencer a Turquía de moderar su insistencia en la perforación de reservas de energía en las aguas en disputa del Mediterráneo oriental.

Alemania se ha comprometido hacer de puente entre Atenas y Ankara para calmar las tensiones, mientras que el miércoles el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo llamadas telefónicas con los líderes de Grecia y Turquía.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también dijo que estaba en “contacto constante” con Grecia y Turquía. “Mi mensaje es que la situación debe resolverse con un espíritu de solidaridad aliada y de acuerdo con el derecho internacional”, dijo Stoltenberg cuando se reunió con la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín. “El diálogo y la desescalada son de interés para todos”.

En Ankara, el ministro de Defensa, Hulusi Akar, criticó a Francia por unirse a Italia, Grecia y Chipre en ejercicios militares aéreos y marítimos de tres días frente a la isla del este del Mediterráneo y dijo que Turquía no se dejará disuadir por la demostración de fuerza.

“Creer que sería posible frustrar las operaciones de las Fuerzas Armadas turcas con ejercicios y actividades similares no es más que una quimera”, dijo Akar en una entrevista con la agencia estatal Anadolu. Mientras tanto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía, Hami Aksoy, acusó a Francia de desplegar aviones de combate en la isla étnicamente dividida de Chipre con el “pretexto” de realizar ejercicios militares. El despliegue, según su opinión, está en contra de los tratados alcanzados en 1960.

“Francia, que no es garante de la isla de Chipre, con esta actitud alienta peligrosamente al dúo grecochipriota y griego, que son responsables de las tensiones actuales en el Mediterráneo oriental, a escalar aún más la tensión”, dijo Aksoy en un declaración.

Francia y Grecia desplegarán aviones de combate y barcos de la armada como parte de los simulacros militares, mientras que Chipre activará su sistema de defensa aérea para probar sus capacidades, informó el miércoles el Ministerio de Defensa de Chipre.

Mientras tanto, Turquía emitió un aviso, conocido como Navtex, declarando que realizaría ejercicios militares con fuego real el 1 y 2 de septiembre frente a la costa sur del Mediterráneo, es decir, frente a Chipre.

El buque turco Oruc Reis lleva semanas realizando investigaciones sísmicas, escoltado por buques de guerra turcos. Atenas, que dice que el barco está operando sobre la plataforma continental de Grecia en un área donde tiene derechos exclusivos sobre posibles depósitos submarinos de gas y petróleo, envió barcos de guerra para observar y rastrear la flotilla turca.

Turquía cuestiona las afirmaciones de Grecia e insiste en que las pequeñas islas griegas cercanas a la costa turca no deben tenerse en cuenta al delimitar las fronteras marítimas.

Ankara acusa a Atenas de intentar apropiarse de una parte injusta de los recursos del Mediterráneo oriental. Turquía y Grecia han prometido defender sus reclamaciones sobre su soberanía del Mediterráneo oriental.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió el miércoles que su país “nunca comprometerá lo que nos pertenece. Estamos decididos a hacer todo lo que sea necesario en términos políticos, económicos y militares “.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, aseguró que Grecia planea ejercer su derecho legal a extender sus aguas territoriales a lo largo de su costa occidental, que enfrenta a Italia, de seis a 12 millas náuticas. La extensión prevista no afectaría al territorio en el centro de la disputa greco-turca.

Turquía advirtió en el pasado que una extensión de las aguas griegas a 12 millas náuticas en el mar Egeo, frente al litoral turco, sería vista como una razón para declarar la guerra a Grecia.