¿Se ha independizado Taiwán de China?

Históricamente, la isla ha tenido una trayectoria muy distinta a la del continente

Una de las primeras declaraciones que realizó la presidenta taiwanesa tras su elección fue: “China debe aceptar el hecho de que Taiwán es ya un país independiente”.

Una clara declaración de intenciones sobre la tensa relación que Taiwán mantiene con China. Pekín considera a Taiwán como una provincia rebelde y argumenta que la isla forma parte del Estado chino desde tiempos ancestrales, una idea muy extendida en la opinión china. Y no descarta el uso de la fuerza para lograr que se reintegre en el sistema chino, siguiendo su política de “una sola China” , resultante de un acuerdo entre la República Popular China y la República de China (nombre oficial de Taiwán) de 1992.

Históricamente, la isla ha tenido una trayectoria muy distinta a la del continente, con varias fases de colonización extranjera. Se puede considerar que el conflicto entre China y Taiwán comenzó en 1927 con la guerra entre el entonces gobernante Partido Nacionalista Chino o Kuomingtang y el Partido Comunista. Habían pasado 15 años desde la abdicación del último emperador y después de años de combates –interrumpidos durante una década por la invasión japonesa de 1936– los comunistas, liderados por Mao, terminaron haciéndose con el control de la mayoría del territorio.

Tras la derrota japonesa en 1945, los aliados mantuvieron su promesa al nacionalista Tchang Kai-shek y le devolvieron todos los territorios conquistados por Japón (Manchuria, Taiwán y el archipiélago de Pescadores).

Derrotado por Mao en 1949, Tchang Kai-shek se retiró allí con sus tropas y seguidores. Mao fundó la República Popular de China (RPC), que aún ahora considera a Taiwán como su provincia número 23 y sueña con la “reunificación de la raza china”.

Es desde entonces que ambas afirman ser el gobierno legítimo de China.

No reconocido oficialmente

La política de la República Popular de obligar a elegir entre mantener relaciones diplomáticas con Pekín o con “la provincia renegada” hace que el estatus internacional de Taiwán sea un asunto complicado.

Solo 20 de los 193 miembros de la ONU –incluyendo 11 naciones de América Latina y el Caribe– reconocen oficialmente al gobierno de Taipéi. Pero muchos continúan manteniendo relaciones extraoficiales.

Criterios de independencia

Lo cierto es que Taiwán cumple con los criterios de independencia definidos por la conferencia de Montevideo de 1933: “Un territorio determinado, una población permanente y un gobierno que ejerce una autoridad efectiva sobre ese territorio y esa población”. Taiwán define sus propias leyes, su moneda, sus líderes: es totalmente soberano. También lleva a cabo con éxito su propia política económica.

Taiwán contaba con la ventaja tras la guerra de una economía liberal frente a una República Popular China comunista cerrada. El “pero” es que la economía taiwanesa es dependiente de la economía china. Entre los objetivos de Tsai Ing-Wen está el de reducir esta dependencia mediante una reorientación económica hacia el sur de Asia.