Así llegan Kamala Harris y Mike Pence al debate electoral

Las dudas sobre si se celebrará el segundo cara a cara entre Trump y Biden aumenta el interés político por los candidatos a la Vicepresidencia de EE UU

Es hora de que el elenco secundario se sienta en el centro de atención. Los candidatos a la vicepresidencia, el republicano Mike Pence, y la demócrata Kamala Harris, serán esta noche el centro de atención. Los “número dos” están saliendo de las sombras.

Este promete ser un debate vicepresidencial como ningún otro. Algunos incluso lo han calificado como el más importante de la historia, ya que se produce cuando el presidente Estados Unidos, Donald Trump, está enfermo de covid 19, un virus que ya se ha cobrado la vida de más de 200.000 estadounidenses. Más una pelea en la Corte Suprema, disturbios raciales...

¿Quiénes son?

En un rincón del ring, se sitúa a Kamala Harris, la mujer que aspira a ser la primera mujer vicepresidenta de la historia. Senadora por California, de 55 años, es uno de los interrogadores más duros del Capitolio, una ex abogada endurecida que ha dejado a los testigos del Congreso ensangrentados después de desgarrarlos en las audiencias del Senado.

Tiene en la mira a un imperturbable vicepresidente republicano, Mike Pence, que rara vez se equivoca ante un intenso cuestionamiento de los medios. Tampoco solo jugará a la defensiva. Intentará explotar su ventaja obvia en un área: lo ha hecho antes.

Pence es un hombre de 61 años de edad, de habla suave y profundamente religioso, un cristiano de Indiana. A pesar de sus diferencias obvias, el vicepresidente ha sido un pilar de lealtad hacia Trump durante cuatro años y han caminado al unísono en casi todos los temas y en todas las controversias.

¿A quién le importa el debate?

Los debates vicepresidenciales no suelen preocupar demasiado a los historiadores presidenciales, pero este año el drama de la campaña electoral podría aumentar el interés en cómo se comportan los dos.

El hecho de que el presidente haya estado gravemente enfermo le ha recordado al público que tienen los dos candidatos presidenciales más viejos de la historia. Ser el primero en la línea de sucesión nunca ha sido más significativo, y ambos debatientes serán conscientes de que deben presentarse como preparados para ocupar el puesto más grande del mundo.

El primer debate entre Trump y Biden también estuvo tan desprovisto de una política seria que algunos han dicho que esperan una discusión adecuada sobre la visión de Estados Unidos que ofrece cada boleto. Incluso podría ser el debate final de la campaña, dependiendo de si el presidente se recupera a tiempo.

No es de extrañar que la Brookings Institution lo calificó como el debate vicepresidencial más importante de la historia. Los próximos previstos entre Biden y Trump son el 15 de octubre en Miami y el 22 de octubre en Nashville.

¿Qué cambios ha producido el positivo de Trump?

Los organizadores del debate son conscientes de que el presidente Trump podría haber sido contagioso durante el primer debate y potencialmente infectar a Joe Biden y al moderador Chris Wallace (aunque ambos dieron negativo hasta ahora), por lo que no quieren cometer errores con este.

La Comisión de Debates Presidenciales acordó sentar a Kamala Harris y Mike Pence a 3,5 metros de distancia, frente a los dos en el debate presidencial. También habrá un escudo de vidrio entre el lado del escenario de cada candidato para disminuir las infecciones. Y no más de 200 personas en el Kingsbury Hall de la Universidad de Utah. Un asistente de Pence aseguró CBS News que el vicepresidente se opone a que su lado del escenario tenga vasos.

¿Será tan caótico como el de Cleveland?

Improbable. Pence y Harris son duros pero siempre educados, por lo que las posibilidades de que sea tan desagradable y perturbador como Cleveland son casi nulas.

En 2016, Pence fue muy eficaz al defender a Trump y atacar a Hillary Clinton. Se le atribuyó ampliamente el haber salido de su batalla con el candidato demócrata a vicepresidente, Tim Kaine, con la ventaja. Es su marca registrada ser contundente sin ni siquiera levantar la voz.

Harris debate como la abogada que alguna vez fue: siempre está controlada. Ella demolió a Biden en un debate cuando se postulaba contra él por la nominación presidencial al enfocarse como un láser en una vulnerabilidad que identificó en su historial anterior sobre derechos civiles.

Eso debería facilitar un poco el trabajo del moderador. Seguro. Esta vez está a cargo la jefa de la oficina de Washington del periódico “USA Today”, Susan Page.

Page es una profesional experimentada con diez campañas presidenciales en su haber, y no se dejará intimidar por la ocasión: ha entrevistado a nueve presidentes.

¿De qué se debatirá?

La covid-19 y el manejo de la Administración Trump serán claramente el tema dominante de discusión. Pence está a cargo del grupo de trabajo presidencial sobre la pandemia, y se le presionará para que defienda la respuesta de la administración.

Probablemente se le preguntará a Harris sobre su historial en materia de justicia penal como fiscal general de California, así como sobre sus posiciones cambiantes sobre la reforma del sistema de salud. Representó el ala izquierda durante la carrera por la nominación presidencial, por lo que el éxito del debate de Pence puede depender de qué tan bien sea capaz de atribuir sus opiniones más liberales a Biden.

Finalmente, dentro de cuatro años, Pence y Harris podrían liderar los tickets electorales de sus partidos en las elecciones presidenciales, así que considere este debate como un posible adelanto de las batallas políticas por venir.