Macron podría anunciar un toque de queda ante la segunda ola de covid

Varios líderes de la oposición han dado a entender que no se opondrán a esta medida

El presidente francés, Emmanuel Macron, dará este miércoles una nueva vuelta de tuerca en las restricciones ciudadanas --incluido quizá un toque de queda-- para intentar contener los contagios de COVID-19 ante lo que su Gobierno no duda en calificar de “segunda ola”.

Varios líderes de la oposición han dado a entender que no se opondrán a un eventual toque de queda, que según diversas filtraciones del entorno de Macron a la prensa es una de las opciones barajadas para los anuncios que se esperan durante su entrevista en los dos principales canales de televisión esta tarde a partir de las 19.55 (17.55 GMT), en horario de máxima audiencia.

El secretario general de Los Republicanos, Aurélien Pradié, afirmó este miércoles que “el reconfinamiento local es imposible” por el impacto social y económico que tendría y por eso “hay que buscar otras soluciones”, según dijo en una entrevista a la emisora “France Info” en la que se le planteó la hipótesis de un toque de queda, del que se habla desde el lunes.

“¿Por qué no?”, respondió Pradié, que antes había explicado que su partido, en la oposición, apoyará “todas las decisiones que se tomen”. No obstante, a continuación hizo notar que las “decisiones brutales” que ahora hay que adoptar son consecuencia de la “inacción”: “Este Gobierno ha sido incapaz de estar a la altura durante meses”.

En una línea similar, el secretario general del Partido Comunista Francés (PCF), Fabien Roussel, se mostró convencido en otra entrevista al canal “BFMTV” de que “si hay que imponer un toque de queda para evitar un confinamiento generalizado” los franceses lo aceptarán, pero al mismo tiempo eso “sería un fracaso para el Ejecutivo”.

El toque de queda es una medida que está en vigor desde el mes de marzo en la Guayana francesa, con modalidades que han evolucionado a lo largo de este tiempo, y la Agencia Regional de Sanidad de esa región del Caribe fronteriza con Brasil considera que ha sido útil para contener la propagación del coronavirus.

En la Guayana ese toque de queda ha sido flexibilizado desde el 25 de septiembre, de forma que las prohibiciones de desplazamiento fuera de los domicilios se mantienen en vigor entre las 23.00 y las 5.00 horas, en un horario mucho más restringido que en junio, cuando los indicadores epidémicos estaban en un nivel de alerta.

En el conjunto de Francia, las cifras son malas y el primer ministro, Jean Castex, describe la situación como “una segunda ola”, sin descartar ninguna medida, ni siquiera los confinamientos locales porque lo que se quiere evitar a toda costa es un confinamiento general.

La agencia de salud pública que depende del Ministerio de Sanidad anunció este martes 12.993 nuevos contagios en 24 horas y 87 muertos, que elevan el número total de fallecimientos en Francia hasta 32.933.

Esa cifra de positivos es notablemente superior a los 8.505 del lunes, cuando había un efecto de fin de semana. Hay que recordar que la semana pasada hubo varios días de récord, en particular el domingo, cuando se comunicaron 27.000 nuevos casos.

La tasa de incidencia del coronavirus en la semana finalizada el 10 de octubre era en Francia, de media, de 176,1 contagios por cada 100.000 habitantes en siete días, pero con grandes diferencias.

Los picos son particularmente elevados en la región de París (422,7 en la capital) o en la de Lyon (351,2). EFE