“Operación Amazonas”: Brasil prepara a su ejército para un posible conflicto armado con Venezuela

Brasil simuló una guerra contra el país caribeño en el Amazonas con 3.600 soldados, en una operación militar sin precedentes

Un operativo de película con un claro mensaje intimidatorio al régimen de Nicolás Maduro. Un demostración de fuerza y un guiño a Estados Unidos. El Ejército de Brasil gastó seis millones de reales (aproximadamente 913.000 euros) únicamente en combustible, horas de vuelo y transporte para simular una guerra entre dos supuestos países en el Amazonas, en una operación militar sin precedentes.

Los militares decidieron recrear un campo de guerra en el que un supuesto país “rojo” invadió un país “azul”, y fue necesario expulsar a los invasores. Esta simulación tuvo lugar en un momento de tensión con la vecina Venezuela, prácticamente al mismo tiempo que el gobierno brasileño decidió retirar las credenciales entregadas a los diplomáticos del régimen de Maduro que trabajan en Brasil. La operación involucró a 3.600 soldados y se concentró en las ciudades de Manacapuru, Moura y Novo Airão, en el Amazonas, en un radio de 100 a 300 kilómetros de Manaos.

Esta “guerra” simulada en la región amazónica tuvo ligar entre el 8 y el 22 de septiembre. El pasado día 18, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, realizó una visita a Roraima, una región fronteriza con Venezuela. El jefe de diplomacia de Donald Trump estaba en Boa Vista, a 840 kilómetros de Manacapuru, y fue copatrocinado por el ministro de Exteriores, Ernesto Araújo.

La visita fue duramente criticada por haber tenido lugar durante la campaña electoral en la que Trump busca la reelección, por tener lugar en la región fronteriza y por enviar una señal bélica de la relación entre Estados Unidos y Brasil con Venezuela.

Lanzamiento de misiles

La cantidad de dinero destinada a la denominada Operación Amazonia, que incluyó el lanzamiento de misiles con un alcance de 80 kilómetros, fue obtenido por ‘O Globo’ a través de la Ley de Acceso a la Información. El Ministerio de Defensa se negó anteriormente a proporcionar esta información.

“Dentro de la situación creada y con los medios otorgados, fue la primera vez que se realizó este tipo de operación”, informó el Ejército en el informe. Los seis millones de reales gastados procedían del Comando de Operaciones Terrestres (Coter). La Fuerza no registró ningún otro gasto, aparte del combustible, las horas de vuelo y el transporte de civiles.

“Se utilizaron diversos medios militares, como vehículos, aviones, helicópteros, transbordadores, embarcaciones regionales, piezas de artillería, el sistema de lanzamiento de cohetes Astros del Ejército, cañones, ametralladoras, obuses Oto Melara y morteros de 60, 81 y 120 mm, además de vehículos especiales y camiones”, dijo el Ejército.

Ya se habían realizado simulaciones de conflicto y adiestramiento de personal militar en otras ocasiones, pero a menor escala sin el uso de todo este equipamiento y sin una articulación entre el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

¿Qué dice el Libro Blanco de la Defensa de Brasil?

Este manual define cuáles son los temas y conflictos por los que se puede ordenar la movilización de tropas, tanto dentro como fuera del país. Entre estos, su nueva versión incluye la actual pandemia de coronavirus y la devastación en la Amazonia por acción de la agricultura intensiva, la tala ilegal y la minería, un tema por el cual el país está siendo cuestionado por inversores extranjeros.

Según el texto, la actualización de los lineamientos de Defensa no cita potenciales países adversarios, pero observa que habrá “tensiones y crisis” en la región sudamericana, donde Brasil tiene el Ejército más numeroso. La excepción es Venezuela, que es señalado como el punto más crítico de la región.

La hipótesis de conflicto con Venezuela resurgió en 2019 cuando Brasil participó con Colombia en un intento de importanción forzosa de alimentos a suelo venezolano a través de zonas fronterizas, en el marco de una acción auspiciada por Estados Unidos y otros países contra el régimen de Nicolás Maduro, a raíz de la grave situación económica de la nación petrolera caribeña. Además, desde la frontera sur venezolana salieron miles de ciudadanos para instalarse en el estado brasileño de Roraima, en una operación organizada en 2018 y 2019.