Miles de personas protestan en Berlín contra las restricciones de Merkel para frenar la covid-19

El Parlamento vota una serie de enmiendas para reforzar la capacidad de respuesta del Gobierno a la pandemia

Miles de personas protestan en Berlín contra las restricciones de Merkel.AgenciasLa Razón

Unas 190 personas fueron detenidas este miércoles en Berlín en la que fue una de las protestas más masivas y violentas vividas hasta ahora en Alemania contra las restricciones por la covid. Según las autoridades, la manifestación congregó a unas 7.000 personas que, a primera hora de la tarde, se concentraron de forma pacífica ante el Bundestag.

Sin embargo, y con la llegada de algunos simpatizantes de extrema derecha, el ambiente se fue caldeando hasta que derivó en situaciones violentas. La Policía alemana, con unos 2.000 efectivos, acabó disolviendo la manifestación utilizando camiones con mangueras de agua y gas pimienta. Algo a lo que algunos manifestantes respondieron lanzando petardos, botellas y piedras.

Las escenas de violencia empezaron al mediodía y se alargaron durante unas tres horas, mientras en el Bundestag se celebraba un pleno para aprobar la reforma de la Ley de Protección contra Infecciones, a fin de dotar de fundamento legal las actuales restricciones.

La viceportavoz del Gobierno alemán, Ulrike Demmer, destacó que los manifestantes no cumplían las reglas de sanidad y de distancia. Asimismo, el responsable de Interior de Berlín, Andreas Geisel (SPD), justificó el uso de cañones de agua porque «el objetivo claro de los manifestantes era superar las vallas y llegar al edificio del Reichstag», donde tiene la sede el Bundestag.

La Policía trató de evitar que se repitiera lo que sucedió en agosto, cuando un grupo de simpatizantes de extrema derecha se saltó el cordón policial e intentó asaltar el Parlamento.

La mayoría de los manifestantes no mantuvieron la distancia social ni usaron mascarillas. Algunos portaron pancartas con lemas como «Por la Ilustración. Paz y libertad» y «Detengan la mentira de la corona».

Mucha gente ondeó la bandera alemana. «Estoy aquí porque están haciendo una ley que les permitirá entrar en casa, coger a los hijos y darles productos farmacéuticos», declaró un joven manifestante. Otro aseguró: «Creo que la covid existe, conozco a gente que la ha pasado, pero el derecho a la libertad y a seguir con tu trabajo es también importante».

Los manifestantes estaban furiosos por la legislación que tiene previsto aprobar el Parlamento y que podría permitir al Gobierno federal imponer restricciones al contacto social, reglas sobre el uso de mascarillas, el consumo de alcohol en público, el cierre de tiendas y la suspensión de eventos deportivos.

Aunque la mayoría de los alemanes acepta el último “confinamiento ligero” para hacer frente a una segunda ola del coronavirus, los críticos dicen que la ley otorga demasiado poder al gobierno nacional y pone en peligro los derechos civiles de los ciudadanos sin la aprobación del Parlamento.

El partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) llegó incluso a comparar la iniciativa para aumentar los poderes del Gobierno de Merkel con la Ley Habilitante de 1933 que allanó el camino hacia la dictadura nazi de Hitler. Hasta ahora, solo unas pocas medidas han sido obligatorias y la mayoría solo se pueden hacer cumplir a nivel estatal o local.

Además, los tribunales han anulado varias restricciones. Alemania es el decimotercer país del mundo más afectado por el coronavirus ya que ha registrado un total de 841.097 casos positivos y 13.318 decesos desde que comenzara la pandemia.