Los perros de Biden, expulsados de la Casa Blanca

Major, de tres años, mordió a un oficial de seguridad

Major, uno de los perros de Joe y Jill Biden
Major, uno de los perros de Joe y Jill BidenWHITE HOUSE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, devolvió a sus dos perros a su residencia de Wilmington, Delaware, después de un “incidente de mordedura” que involucró a un oficial de seguridad de la Casa Blanca, según los medios estadounidenses.

Major, de tres años, el más joven de los dos pastores alemanes de la pareja presidencial, mostró comportamientos agresivos, como saltar, ladrar y atacar al personal de la Casa Blanca y a los oficiales de seguridad, informó la CNN, citando dos fuentes anónimas. Las fuentes se refirieron a un “incidente de mordedura”, sin precisar si hubo lesión. Sin embargo, el episodio se consideró lo suficientemente grave como para que los dos perros, incluido Champ, de trece años, fueran enviados a Wilmington la semana pasada.

Jill Biden junto a Champ, tras la llegada de las mascotas a la Casa Blanca FOTO: WHITE HOUSE

Adoptado de un refugio

Major, adoptado de un refugio de animales por Joe Biden y su esposa Jill en noviembre de 2018, fue el primer perro de perrera que vivió en la Casa Blanca, y se mudó después de la investidura en enero. Donald Trump no tenía mascota en la Casa Blanca. No se sabe cuándo, o si, se permitirá que los perros regresen.

En una entrevista el mes pasado, la Primera Dama Jill Biden expresó su preocupación por trasladar a los perros a su nuevo hogar en Washington. “Tienen que tomar el ascensor, al que no están acostumbrados, y tienen que salir al césped sur con mucha gente mirándolos. Eso es lo que me obsesiona: que todos se calmen y mantengan la calma “, dijo a la NBC.