Un barco israelí es atacado en el Golfo Pérsico en plena tensión con Irán

El buque, propiedad de una empresa de Israel que había partido desde Kuwait y transportaba vehículos, ha sido alcanzado por al menos un misil

Vista de barco “Heredia sea” anclado en el puerto de Fujairah/Efe
Vista de barco “Heredia sea” anclado en el puerto de Fujairah/Efe

Un barco comercial propiedad de una empresa israelí fue atacado cerca del puerto de Fujairah en Emiratos Árabes Unidos, dijo la agencia de noticias Unews en Twitter el martes.

Reuters aún no ha podido confirmar de manera inmediata con Israel o Emiratos Árabes Unidos la veracidad de esta agencia de noticias, que previamente informó sobre ataques a embarcaciones en aguas del Golfo.

Sin embargo, desde el Canal 12 de Israel, citan a fuentes de seguridad israelíes que hablan de un misil iraní disparado contra un barco propiedad israelí en el Golfo Pérsico. Este ataque con misil iraní habría causado daños menores. El barco había partido desde Kuwait y transportaba vehículos.

Tras el supuesto ataque, ha navegado hacia un puerto emiratí para evaluar los daños, que en principio serían de carácter leve.

La cadena libanesa Al Mayadín, afín al partido-milicia Hizbulá, también ha confirmado el ataque, identificando el barco como ‘Hayburn’, que según ‘The Jerusalem Post’ está vinculado a la misma empresa propietaria de un buque que sufrió en febrero otro presunto ataque iraní en el golfo de Omán.

Aunque según “Haaretz” el barco atacado se sería el “Hyperion Ray”.

Este nuevo incidente llega después de que Irán clamase venganza tras un sabotaje a la central nuclear de Natanz del que ha responsabilizado a Israel. El Gobierno iraní ha confirmado que comenzará a enriquecer uranio al 60 por ciento en dichas instalaciones, contraviniendo los límites del acuerdo nuclear e 2015.

“En el futuro próximo, Natanz avanzará con centrifugadoras más avanzadas y poderosas. Si los israelíes pensaban que detendrían a Irán a la hora de buscar la retirada de las sanciones impuestas contra el pueblo, hicieron una muy mala apuesta”, ha dicho el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif.

Así, ha insistido en que el incidente fue “una estupidez terrorista” y ha advertido a Israel de las consecuencias a las que podría hacer frente en caso de que las investigaciones determinen que ha estado detrás de lo sucedido, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.