Asia

Simulacro naval

China envía por primera vez grandes destructores de guerra al Mar de Japón

Pekín participa con Moscú en maniobras militares en medio de una creciente tensión con EEUU en la región del Indo-Pacífico

Buques de la Armada rusa durante ejercicios navales en el Mar Negro
Buques de la Armada rusa durante ejercicios navales en el Mar Negro larazon AP

China y Rusia están desarrollando maniobras militares en el Mar de Japón con la participación por primera vez del gran destructor avanzado Tipo 055, con más de 10.000 toneladas. Diversos analistas consideran que estos ejercicios marítimos son una respuesta a la alianza Aukus lanzada por EEUU junto con Reino Unido y Australia para frenar el avance de Pekín en la región del Indo-Pacífico. Las maniobras ruso-chinas muestran no solo el alto nivel de confianza mutua a nivel estratégico de las dos partes. También supone un paso hacia adelante en la estrategia para abordar las amenazas a la seguridad marítima y salvaguardar la paz y la estabilidad regionales justo cuando Estados Unidos aumente su presencia militar en la región.

Los buques de guerra de Rusia y China están ejecutando maniobras tácticas conjuntas, que incluyen pruebas de artillería contra objetivos marítimos, y otros ejercicios navales como la caza y bloqueo de un supuesto submarino como objetivo.

El llamado ejercicio militar marítimo Naval Interaction-2021 comenzó el jueves en aguas cercanas al Mar de Japón, con el envío por parte del Ejército Popular de Liberación de China (EPL) de buques de guerra avanzados, incluido el gran destructor Tipo 055 Nanchang, el destructor Tipo 052D Kunming, las fragatas Tipo 054A Binzhou y Liuzhou y el buque de suministro integral Tipo 903A Dongpinghu. Pekín también ha enviado a los ejercicios doce aviones y helicópteros de la Aviación Naval de la Flota del Pacífico y la Marina.

Por su parte, Rusia ha desplegado grandes barcos, fragatas y aviones antisubmarinos, según publica el periódico chino The Global Times, entre ellos el buque antisubmarinos Almirante Panteleyev, las fragatas Héroe de la Federación Rusa Aldar Tsydenzhapov y Gromky, dos dragaminas de tipo costero, el submarino Ust-Bolsheretsk, un barco de misiles y un remolcador de rescate.

Durante el simulacro, las armadas de China y Rusia realizarán comunicaciones, contramedidas de minas marinas, defensa aérea, disparos con fuego real a objetivos marítimos y misiones antisubmarinas conjuntas, según la Armada del EPL.

Estos ejercicios son importantes para China, que cuenta con la mayor Armada del mundo por número de barcos de guerra, pero que adolece de experiencia en situaciones reales de riesgo en comparación con la capacidad de la flota naval de Estados Unidos.

Esta simulacro naval entre China y Rusia se viene realizando desde 2012, pero esta es la primera vez que China suministra destructores de más de 10.0000 toneladas.

Las últimas maniobras conjuntas entre los dos países tuvieron lugar en agosto, en la región septentrional china de Ningxia, con la presencia, de parte china, de cazas J-20, bombarderos H-6K y aviones militares de transporte Y-20, entre otros. También se usaron misiles de defensa HQ-17, presentados en público por primera vez en octubre de 2019 y capaces de derribar “todo tipo de amenazas aéreas” que entren en su perímetro defensivo, incluyendo aviones furtivos de combate, helicópteros, aviones de combate no tripulados y misiles de crucero.

El objetivo de aquel simulacro fue, según el Ministerio de Defensa chino, “ampliar los esfuerzos antiterroristas de los dos países” y “demostrar la firme determinación y capacidad de ambas partes para salvaguardar conjuntamente la paz y la seguridad internacional y regional”.