Asia

Xi Jinping consolida su estatus y proclama el inicio de “una nueva era”

El Partido Comunista aprueba una “resolución histórica” que cimenta el liderazgo de su secretario general y presidente del país

El jefe de Estado de China, Xi Jinping, se ha consolidado como el número uno indiscutible del gigantesco imperio. El Comité Central del Partido Comunista ha allanado el camino para que el Jefe del Partido continúe con su liderazgo, dejando impreso su nombre en las páginas de la historia junto al de las grandes figuras.

En una “Resolución histórica” al final de su pleno en Pekín, el alto órgano del Ejecutivo decidió el jueves, “que es necesario mantener persistentemente la posición del camarada Jinping como el núcleo del Comité Central y el núcleo del Partido”.

Tras cuatro días de deliberaciones, los más altos funcionarios de China votaron para aprobar esta disposición sobre los “principales logros y experiencias históricas” del partido desde su fundación hace 100 años. Esta disposición presentó a Xi como un líder central que ha “promovido logros y cambios históricos” y elogió la “importancia decisiva” del presidente en el rejuvenecimiento de la nación china.

Los expertos aseguran que este veredicto allanará el camino para que Xi, de 68 años, se asegure un tercer mandato sin precedentes el año que viene y pueda gobernar de por vida. El comunicado se produjo al final del sexto pleno del Comité Central -un grupo mayoritariamente masculino de más de 300 líderes - y le permitirá dominar una importante remodelación del gobierno en el Congreso del año que viene y ampliar así su mandato.

Se trata de la tercera resolución de este tipo en el siglo de historia del partido. Las dos anteriores se aprobaron bajo el mandato de Mao Zedong, que llevó a los comunistas al poder en 1949, y de Deng Xiaoping, cuyas reformas en la década de 1980 convirtieron a China en una potencia económica.

“El Comité Central del Partido ha llamado a todos sus miembros, el ejército y la población de todos los grupos étnicos a unirse más estrechamente con el camarada Xi Jinping como núcleo, para así implementar la nueva era del socialismo con características chinas “, aseguró Xinhua.

En 2017, el nombre del presidente Xi Jinping fue consagrado en los estatutos del Partido Comunista Chino. Hasta el momento un sólo líder había tenido este honor en su vida: Mao Zedong. A principios de 2018, Xi consiguió que se eliminara de la Constitución china el límite de dos mandatos en la presidencia. A partir de ahora, nada le impedirá seguir manteniendo esa presidencia de por vida.

El mandato de Xi se ha caracterizado por una extensa campaña anticorrupción, políticas represivas en regiones como Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, y un enfoque cada vez más asertivo en las relaciones exteriores. También ha creado un culto al liderazgo que ha reprimido las críticas, ha eliminado a los rivales y a la disidencia y ha introducido su propia teoría política.

La filosofía política del mandatario -llamada “Pensamiento Xi Jinping”- ya se ha incorporado a la sociedad civil, añadiéndose a los libros de texto pedagógicos desde la escuela primaria hasta la universidad. La histórica decisión afianzará aún más su liderazgo personal como sello distintivo de la política nacional durante años y posiblemente décadas.

Que eso se cumpla de facto se decidirá el próximo otoño en el citado congreso, un evento que se celebra dos veces al año y en el que se nombra a los principales líderes de China. Entre estas reuniones, el partido celebra siete sesiones plenarias o plenos, cada uno de ellos con una temática propia. En teoría, estas sesiones son una oportunidad para que el Comité Permanente del Politburó, el órgano más poderoso del partido, proponga nuevas políticas para su revisión.