Las terceras elecciones celebradas en Bulgaria este año siguen sin dar un claro ganador

El partido de centro-derecha GERB, del ex primer ministro Boyko Borissov, se situó en cabeza en tres encuestas, pero con ajustados resultados que reflejan la inestabilidad política

Los ajustados resultados de las encuestas ponen de manifiesto las profundas divisiones políticas tras una década de gobierno de Borissov
Los ajustados resultados de las encuestas ponen de manifiesto las profundas divisiones políticas tras una década de gobierno de Borissov FOTO: Valentina Petrova AP

En abril tuvieron lugar las primeras. En julio, tras no conseguir un resultado claro, volvieron a haber elecciones. Y por tercera vez este 2021, Bulgaria se enfrenta a unos comicios que, como pasó en las dos anteriores, no dan un claro ganador, según los sondeos a pie de urna.

El partido de centro-derecha GERB, del ex primer ministro Boyko Borissov, se situó en cabeza en tres encuestas, mientras que un nuevo grupo centrista lo hizo en otra. El sondeo a pie de urna de Alpha Research daba al GERB un estrecho liderazgo en las elecciones, con un 24,8%, mientras que Gallup International situaba a la nueva facción “Seguimos con el cambio” en primer lugar, con un 25,7%. Los otros sondeos a pie de urna mostraban que el GERB iba en cabeza con un 23,5%-24,7% de los votos.

Los ajustados resultados de las encuestas ponen de manifiesto las profundas divisiones políticas tras una década de gobierno de Borissov. Coinciden con el aumento de los casos de coronavirus, el elevado coste de la energía y el enfado por la corrupción generalizada en Bulgaria, el miembro más pobre de la Unión Europea. En la votación presidencial, celebrada también el domingo, el actual presidente Rumen Radev, duro crítico de Borissov, obtuvo alrededor del 49% de los votos en la primera vuelta, según dos encuestas a pie de urna.

Aunque los resultados oficiales confirmen que el GERB es el partido más grande, sin aliados evidentes en el Parlamento, sus posibilidades de forjar una coalición de gobierno son escasas, según los observadores políticos. La nueva facción puede estar mejor posicionada para forjar una coalición de gobierno con el apoyo de los probables socios de dos pequeñas agrupaciones contra la corrupción y los socialistas, poniendo así fin a un prolongado estancamiento político en el país balcánico.