Así se ha perdido la democracia en Hong Kong a lo largo del 2021

A medida que se ha ido acabando el año, también lo hacía cualquier rastro de democracia que quedara en el país

Devuelta a China en 1997, Hong Kong ha soportado una revisión de su sistema político y una represión de la disidencia política
Devuelta a China en 1997, Hong Kong ha soportado una revisión de su sistema político y una represión de la disidencia política FOTO: MIGUEL CANDELA EFE

A medida que los días de 2021 disminuían, también lo hacía cualquier rastro de democracia que quedara en Hong Kong.

El miércoles, un medio de comunicación pro-democrático -una de las últimas voces abiertamente críticas de la ciudad- cerró tras una redada policial. A principios de diciembre, la oposición quedó excluida de las elecciones en virtud de una nueva ley que somete a todos los candidatos a una prueba de lealtad. Y se retiraron los monumentos que conmemoran las protestas de la plaza de Tiananmen de 1989.

Una y otra vez a lo largo del año, las autoridades de la ciudad y el gobierno central de Pekín acabaron con casi todo lo que el movimiento prodemocrático había defendido. Los activistas huyeron al extranjero o fueron encerrados en virtud de la draconiana Ley de Seguridad Nacional impuesta en la ciudad hace 18 meses. Los sindicatos y otras organizaciones independientes cerraron.

El ejemplo más reciente fue la redada realizada el miércoles por la policía de Hong Kong en el medio de comunicación online pro-democracia Stand News. Siete personas fueron detenidas -entre ellas dos editores actuales y anteriores y cuatro antiguos miembros del consejo de administración, incluida una popular cantante, Denise Ho- por presunta sedición en virtud de una ordenanza de la época colonial. El medio de comunicación anunció esa misma tarde el cese de sus actividades.

En un mensaje publicado a través de su cuenta en la red social Facebook, ‘Stand News’ ha detallado que su página web y las redes sociales del diario “serán eliminadas en pocos días”. Además, ha resaltado que, desde su fundación, ha estado “comprometido con la protección de la democracia, los Derechos Humanos y la libertad”. “Gracias a los lectores por apoyarnos siempre”, ha remachado.

La Policía de Hong Kong ha arrestado este miércoles al menos a 6 personas relacionadas con el periódico. Alrededor de las 8.00 horas (hora local), cerca de 200 agentes han entrado en las oficinas del diario han detenido a al menos seis empleados y exempleados por publicar material sedicioso, según recoge el periódico hongkonés ‘Hong Kong Free Press’. El editor jefe interino, Patrick Lam, y el exeditor jefe, Chung Pui Kuen, han sido arrestados junto con el exdirector y exeditor de la sección de Ciencia, Chow Tai Chi. Según las fuentes locales, han sido detenidas también otras tres personas: una abogada, Margaret Ng, una exmiembro de la junta del periódico, Christine Fang, y la cantante a favor de la democracia Denise Ho.

Stand News es el segundo medio de comunicación que cierra tras ser objeto de las autoridades de Hong Kong. El periódico Apple Daily cerró a principios de 2021, después de que las autoridades allanaran sus oficinas por segunda vez y congelaran millones en activos. “La democracia ha sido objeto de un asalto sostenido durante bastante más de un año en Hong Kong”, dijo Luke de Pulford, un coordinador de la Alianza Interparlamentaria sobre China, con sede en Londres, un grupo de legisladores de países democráticos centrados en las relaciones con China. “Ninguna democracia puede funcionar sin una prensa libre”.

Donde antes Hong Kong permitía “la oposición abierta y el cuestionamiento de las principales políticas y la legitimidad del gobierno... cualquier debate político significativo tendrá lugar ahora entre un pequeño círculo de leales al gobierno”, dijo Kurt Tong, socio de The Asia Group y ex cónsul general de Estados Unidos en Hong Kong y Macao.

Los días en que la antigua colonia británica era considerada un bastión de la libertad se desvanecen en la memoria. Devuelta a China en 1997, Hong Kong ha soportado una revisión de su sistema político y una represión de la disidencia política. Las autoridades trataron de reprimir el sentimiento antigubernamental que llevó a meses de lucha política en 2019. “Si no se puede publicar información crítica sobre la administración en Hong Kong o en China, entonces los últimos vestigios de democracia que había, creo que tenemos que decir que se han apagado”, decían desde el medio ya clausurado. La ley hongkonesa contempla penas de hasta dos años y multas de 5.000 dólares de Hong Kong (640 dólares, 570 euros) para el delito de conspiración para publicar material sedicioso.

Poco queda del movimiento prodemocrático de Hong Kong. Más de 100 figuras prodemocráticas y otras personas han sido detenidas en virtud de la ley de seguridad, que penaliza las acciones consideradas separatistas o que subvierten a los gobiernos de Hong Kong o China. Las autoridades acusaron a los activistas de subversión, diciendo que planeaban ganar una mayoría y utilizarla para paralizar el gobierno y eventualmente obligar a la líder de Hong Kong, Carrie Lam, a renunciar.

El gobierno pospuso las elecciones de 2020, alegando riesgos para la salud pública derivados del COVID-19. A continuación, el gobierno central de Pekín anunció nuevas leyes electorales a principios de este año que reducían la proporción de escaños elegidos directamente a menos de una cuarta parte y exigían que todos los candidatos fueran leales a Pekín.

Los resultados eran previsibles: A principios de este mes, cuando finalmente se celebraron las elecciones, los legisladores pro-Pekín obtuvieron una victoria aplastante. El mayor partido de la oposición de la ciudad, el Partido Democrático, no presentó ningún candidato por primera vez desde el traspaso de poderes de 1997.

Este año también se han disuelto varios sindicatos y organizaciones pro-democráticos. El mayor sindicato de profesores de la ciudad se disolvió en agosto debido al clima político, seguido posteriormente por el mayor sindicato independiente de la ciudad. El Frente Civil de Derechos Humanos, un grupo prodemocrático que organizó algunas de las mayores protestas de 2019, también se disolvió tras una investigación policial en virtud de la ley de Seguridad Nacional. Otros activistas prodemocráticos también han sido arrestados por participar en protestas no autorizadas y en la vigilia anual con velas de Tiananmen, que ha sido prohibida durante dos años consecutivos. La mayoría de los activistas prodemocráticos de la ciudad están entre rejas o han huido al extranjero.

A finales de año se retiraron varias obras de arte que conmemoraban la masacre de Tiananmen. Dos días antes de la Navidad, la Universidad de Hong Kong ordenó la retirada del monumento Pilar de la Vergüenza, que representa una pila de cuerpos desgarrados y retorcidos de las víctimas de Tiananmen, alegando riesgos legales. Otras universidades siguieron su ejemplo, eliminando las estatuas pro-democracia y de Tiananmen. El Partido Comunista de China ha intentado durante mucho tiempo borrar Tiananmen de la conciencia pública en el continente, prohibiendo cualquier acto conmemorativo. Ahora parece decidido a hacer lo mismo en Hong Kong en nombre de la restauración de la estabilidad de la ciudad.