China asesta otro golpe mortal a la prensa libre en Hong Kong

Una redada en las oficinas del medio de comunicación Stand News acaba con la detención de cuatro periodistas, una abogada y la estrella internacional Denise Ho

En una nueva ofensiva del gobierno contra la prensa independiente de la ciudad, antaño muy activa, cientos de agentes del departamento de seguridad nacional de la policía hongkonesa efectuaron una redada en las oficinas del sitio web de noticias Stand news, en la madrugada del 29 de diciembre.

La fuerza detuvo a seis personas afiliadas al medio de comunicación bajo la sospecha de conspirar para cometer sedición en virtud de la Ley de Seguridad Nacional, según informes oficiales, que identificaron a los detenidos como el subdirector Ronson Chan, el redactor jefe en funciones Patrick Lam, el ex redactor jefe Chung Pui-kuen y el ex director y redactor jefe de ciencias Chow Tai-chi.

Los otros dos detenidos, la cantante Denise Ho y la abogada Margaret Ng, son antiguos miembros del consejo de administración del periódico, aseguran esos informes, que también señalan que Chan preside la Asociación de Periodistas de Hong Kong. Los arrestos se llevaron a cabo en sus domicilios hacia las 6 de la mañana, en virtud de esta ley que contempla la conspiración para imprimir o distribuir material sedicioso, aseguró la policía en un comunicado.

La operación hace temer aún más la libertad de expresión y la de los medios de comunicación en la antigua colonia británica, que regresó al poder chino en 1997 con la promesa de que se protegería una amplia gama de derechos individuales.

“Esto es indignante e intolerable. Es evidente que Pekín no cesa la purga política. Denise es una de las artistas más talentosas, valientes y honestas que he conocido. Esta detención es ilegal y una simple venganza política del Partido comunista chino”, se lamentó el artista conocido como Badiucao en declaraciones a La Razón.

Desde que se autoexilió de China en 2009 Badiucao ha utilizado su obra para enfrentarse al líder del país, Xi Jinping, en concreto, y al régimen en general. Como todos los caricaturistas políticos, utiliza su arte para desafiar la censura y la dictadura en el país y confesó a La razón que por ello es “atacado y acosado , pero que a pesar de ello no desistirá en continuar con su trabajo”.

“Mi rutina diaria es recibir amenazas de muerte a diario en Internet, en mis redes sociales, Twitter, Instagram, mensajes directos, e incluso soy seguido por agentes secretos”. Sabe que, como artista que se burla del régimen chino, se arriesga a sufrir represalias, tanto contra él como contra su familia en China. Durante años, se ha escondido detrás de una máscara en público, trabajando de incógnito al estilo de la guerrilla, tanto en Australia como cada vez que viaja.

Steven Butler, coordinador del programa para Asia del Comité para proteger a los periodistas , apuntó que “las detenciones suponen un asalto a la democracia de Hong Kong, en un momento en el que China intensifica su control directo sobre la antigua colonia” y que “las autoridades deben liberar a los seis y retirar todos los cargos contra ellos inmediatamente si se quiere conservar cualquier atisbo de las libertades que sus residentes disfrutaban hace sólo unos años”.

Stand News fue el único medio de comunicación de Hong Kong que colaboró con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación en la elaboración de reportajes sobre los Papeles de Pandora en octubre de 2021, un conjunto de 12 millones de documentos filtrados que revelaban la riqueza oculta y las estructuras fiscales de algunas de las personas más ricas y poderosas del mundo.

Creada en 2014 como una organización sin ánimo de lucro, es la publicación pro-democrática más destacada que quedaba en la ciudad después de que una investigación de seguridad nacional a principios de este año llevara al cierre del popular tabloide Apple Daily del magnate encarcelado Jimmy Lai.

El pasado martes, Lai fue acusado de una nueva infracción de sedición relacionada con el medio, al igual que otros seis ex empleados de la dirección. Era una de las voces más prominentes de la oposición, ya había sido condenado a 20 meses de prisión en relación con su apoyo al movimiento prodemocrático, y se enfrenta a una posible pena de hasta cadena perpetua por otros cargos.

Las autoridades han enviado cartas de advertencia a los medios de comunicación extranjeros y a varios periodistas internacionales se les ha negado el visado para trabajar en la antigua colonia británica. El gobierno también ha anunciado planes para promulgar una ley contra las llamadas noticias falsas.

Tras la desaparición de Apple Daily, Stand News se convirtió en uno de los últimos periódicos abiertamente pro-democráticos de la ciudad, y las autoridades anunciaron que podría ser el próximo objetivo.

El secretario de seguridad de la antigua colonia británica, Chris Tang, acusó a principios de este mes al medio de “sesgar, desprestigiar y demonizar” informes sobre las condiciones de una prisión de la ciudad. Lau Siu-Kai, asesor de Pekín, fue aún más contundente al declarar a los medios estatales chinos que “el margen de supervivencia” de la prensa de la oposición se estaba reduciendo.