Ucrania canta victoria en la estratégica Isla de las Serpientes

Rusia retira sus tropas de la isla en en Mar Negro después de los ataques de la artillería ucraniana con el uso de las armas occidentales

El Ejército ucraniano informó este jueves que Rusia evacuó en dos lanchas rápidas “al resto de su guarnición” desde la pequeña isla a 40 kilómetros del estuario del río Danubio tras varios días de ataques ucranianos. La tormenta impide la evaluación precisa de la situación en la isla pero las últimas imágenes de la isla muestran varias columnas de humo saliendo de ella.

El vídeo difundido por Ucrania también muestra los ataques que su ejército llevó a cabo contra la isla. El comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Valerii Zaluzhnyi, subrayó el papel vital que desempeñó el obús “Bogdana” de fabricación ucraniana y agradeció a los socios internacionales por las entregas de armas modernas. Ucrania dice que se esforzaría por establecer un control físico sobre la isla pero por ahora ningún soldado ucraniano está presente allí.

Aunque es poco probable que la derrota rusa en la isla cambie el curso de la guerra, tiene una gran importancia simbólica y es probable que debilite aún más la presencia rusa cerca de la costa de Odesa. Después de que la isla cayó en manos de la armada rusa al comienzo de la invasión Ucrania indicó que la isla era estratégicamente importante y prometió recuperarla. La isla rápidamente ganó prominencia después de que 13 guardias fronterizos desafiaron el ultimátum de un buque ruso para que se rindiera y les dijeran al buque ruso que “se fuera a la mierda”.

Desde entonces, Rusia ha estado tratando de fortificar la isla, la única en esta parte del mar, para consolidar su control sobre las rutas del Mar Negro hacia los puertos ucranianos. Colocó allí sus sistemas de defensa aérea y estacionó varios barcos. Potencialmente, podría haberse convertido en un importante punto logístico para los intentos de desembarco de las tropas rusas en la costa ucraniana en la provincia de Odesa. Ucrania llevaba a cabo ataques de artillería y aviación contra las tropas rusas en la isla durante meses, hundiendo varios barcos rusos y destruyendo diversos equipos militares. Sin embargo, los ataques se volvieron especialmente intensos recientemente.

Guerra Ucrania
Guerra Ucrania FOTO: Antonio Cruz

Rusia reconoció el jueves que sus tropas abandonaron la isla, pero afirma que tomó la decisión como “un gesto de buena voluntad” después de que sus tropas “lograran todos los objetivos”. El Ministerio de Defensa de Rusia afirma que la retirada es una señal de que Rusia no interferirá con los corredores humanitarios discutidos para las exportaciones de granos de los puertos ucranianos. Usó la parecida justificación cuando sus tropas se vieron obligadas a abandonar el norte de Ucrania después de que no lograron capturar la capital y otras grandes ciudades. Las autoridades ucranianas también indican que una terminal de granos fue alcanzada por un misil ruso en la provincia de Dnipro el mismo día, mientras que Rusia continúa bloqueando los puertos marítimos de Ucrania.

Ucrania también continúa su contraofensiva en el sur liberando al menos un pueblo, Potemkine, en la provincia de Jersón el jueves. El ejército ucraniano afirma que los intentos rusos de recuperar el terreno perdido fueron rechazados con la pérdida de unos 40 soldados, dos obuses y un sistema de artillería autopropulsado.

Si bien la retirada rusa de la isla puede significar más seguridad para Odesa, es probable que los combates más críticos se desarrollen en el Donbás, donde las tropas rusas continúan bombardeando Lysychansk. Rusia utiliza una variedad de cohetes y proyectiles de artillería, y los soldados ucranianos informan del uso de minas de explosión retardada que solo explotan un tiempo después de aterrizar en las calles, lo que las hace particularmente impredecibles y letales. Mientras las tropas rusas intentan avanzar hacia la ciudad y aislarla de la logística ucraniana, Ucrania afirma que no está planeando una retirada por ahora, pero reconoce el “éxito parcial” de los rusos que ahora controlan partes de la refinería de petróleo de Lysychansk.

Mientras tanto, en Kremenchuk, los rescatistas han encontrado 22 fragmentos de los cuerpos de las personas que murieron después de que un misil ruso impactara en el centro comercial local. Más de 20 personas siguen desaparecidas, mientras que 18 perdieron su vida y 65 pidieron ayuda médica. Los bomberos informaron a los medios ucranianos que la mayoría de las víctimas fueron encontradas cerca de la tienda de juguetes para niños.

Vladimir Putin se negó a reconocer la responsabilidad de las muertes en Kremenchuk y negó que fuera un acto de terror. El presidente ruso dijo que las tropas rusas “no tenían la necesidad de atacar a los objetivos civiles” y aseguró que la inteligencia rusa detecta objetivos militares en Ucrania, que luego son alcanzados por misiles de alta precisión. Los funcionarios rusos afirmaron anteriormente que el centro en realidad estaba cerrado y acusaron a Ucrania de organizar una provocación “similar a Bucha”. Desde entonces, los clientes y los gerentes de las tiendas en el centro han demostrado una serie de facturas desde el día en que el centro fue atacado, mientras que Volodimyr Zelenski mostró el video del momento en que el misil ruso intacto golpeó el centro comercial.

Las cámaras también captaron el momento en que un misil ruso impactó el miércoles en un edificio residencial de cinco pisos en la ciudad sureña de Mykolaiv. Seis personas murieron y siete resultaron heridas. Unos 20 misiles alcanzaron objetivos tanto en la ciudad como en otras ciudades de la región, como en la ciudad costera de Ochakiv, donde murieron tres civiles, incluida una niña de 6 años.