El acuerdo de Gobierno en Portugal permitirá al país cumplir el rescate

El acuerdo anunciado hoy entre los dos partidos conservadores de la alianza de Gobierno en Portugal permitirá cumplir los acuerdos del rescate y reforzará la estabilidad y la confianza del país, según los democristianos.

El acuerdo anunciado hoy entre los dos partidos conservadores de la alianza de Gobierno en Portugal permitirá cumplir los acuerdos del rescate y reforzará la estabilidad y la confianza del país, según los democristianos.

Dirigentes del partido que da mayoría absoluta parlamentaria al primer ministro Pedro Passos Coelho, aseguraron hoy en declaraciones a los periodistas, que el acuerdo para recomponer la coalición, cuyos detalles no se han revelado, es "la respuesta que esperaba el país"y puede durar los dos años que faltan de legislatura.

Los vicepresidentes del Centro Democrático Social Partido Popular (CDS-PP, democristiano) Jorge Moreira da Silva y Nuno Melo se mostraron satisfechos por el entendimiento logrado, tras dos días de negociaciones, entre su presidente, Paulo Portas, y Passos Coelho.

Los dirigentes de esta organización y del Partido Social Demócrata (PSD, centro derecha) del primer ministro tienen previsto reunirse este sábado y hacer pública una declaración al país.

Al acudir a una reunión de la cúpula del CDS-PP, Moreira y Melo se mostraron seguros de que el entendimiento entre los dos partidos dará a Portugal la estabilidad necesaria para cumplir el programa de rescate y abrir una etapa de crecimiento y empleo en el país.

El acuerdo entre las fuerzas conservadoras que forman el Ejecutivo luso fue presentado hoy por el primer ministro al jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva.

El PSD y el CDS-PP estaban negociando para recomponer la alianza de Gobierno tras la dimisión del líder democristiano, Paulo Portas, como ministro de Exteriores el pasado martes.

Aunque no se han revelado los detalles del nuevo pacto, Passos Coelho, expresó ayer su confianza, tras otra reunión con Cavaco, en encontrar una "fórmula"de Gobierno con los democristianos.

La crisis política lusa se desató con la dimisión de Portas, "irrevocable"pero no aceptada por Passos Coelho, tras sustituir el primer ministro, sin consenso, al ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, que renunció un día antes que el titular de Exteriores.