MENÚ
martes 22 octubre 2019
02:24
Actualizado

Renzi crea un partido de centro y deja malherida a la izquierda italiana

El ex primer ministro deja el Partido Demócrata (PD) del que fue secretario general, y creará su propia formación

  • Matteo Renzi/Reuters
    Matteo Renzi/Reuters
Roma.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de septiembre de 2019. 20:32h

Comentada
Ismael Monzón Roma. 17/9/2019

Matteo Renzi siempre quiso ser Emmanuel Macron, pero nunca supo cómo. Con la fuerza de la juventud, el empuje de un programa reformista y la ambición demostrada en el golpe de palacio que apartó del Gobierno a su colega Enrico Letta, en 2014 Renzi se colgó el traje de primer ministro e ideó un panorama político a su medida.

A nivel interno, maniobró para que desaparecieran del Partido Democrático (PD), la formación nacida en 2007 bajo la unión de herederos del comunismo y democristianos, los restos de la izquierda más anquilosada. Mientras que desde el Gobierno planteó una reforma constitucional que convertiría el sistema electoral italiano de proporcional a mayoritario.

Ansiaba construir una fuerza política transversal que gobernara con las manos libres. El modelo era el del presidente francés, aunque Renzi se equivocó de país. Ni en su partido le toleraron esa purga, ni los italianos aceptaron su reforma constitucional. De modo que a finales de 2016 tuvo dimitir como primer ministro y poco después los sectores más izquierdistas del PD se escindieron.

A las siguientes elecciones, el partido acudió dividido y se llevó el peor batacazo de su historia, con un 18%. Durante todo este tiempo Renzi ha estado imaginándose cuándo se convertiría en Macron y ahora, que ha visto que en Europa vuelven a surgir políticos buscando el centro, cree que es de nuevo la hora. Ayer anunció su salida de la principal fuerza socialdemócrata italiana para emprender por fin su carrera en solitario en un partido que se llamará ‘Italia viva’.

La escisión se produce en un momento delicado, justo después del pacto de Gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el PD. Una coalición que el ex primer ministro defendió en cuanto el líder de la Liga, Matteo Salvini, dijo que rompía su alianza con el M5E.

Renzi recuperó el protagonismo y la importancia política, pues su fuerza parlamentaria vuelve a ser decisiva. “La victoria que logramos contra Salvini y el populismo fue importante para salvar a Italia, pero no basta. Ahora se trata de construir una casa joven, innovadora y feminista, donde se lancen propuestas para Italia y Europa”, escribió el político florentino en Facebook.

Junto a él se marchan una treintena de diputados, entre ellos las ministras de Agricultura e Igualdad. Se trata de un número menor al de los fieles que él mismo incluyó en las listas electorales, pero suficientes para poder decidir la suerte del Ejecutivo. De momento dice que apoyará la mayoría parlamentaria, aunque desde el Gobierno existe el temor de que esto pueda cambiar según avance la legislatura.

En estos momentos, la popularidad de Renzi está por los suelos -23% en los últimos sondeos-, pero intentará capitalizar los éxitos en Europa mientras el PD y el M5E pugnan por captar los votos de la izquierda, una vez que los ‘grillinos’ han perdido todo el apoyo que tenían a la derecha en favor de la Liga.

El PD y el M5E se plantean ahora ampliar su alianza de Gobierno a las próximas elecciones regionales. Una estrategia que los socialdemócratas ya tenían en mente antes incluso de que el ex primer ministro volviera a romper la fingida unidad que el actual líder, Luigi Zingaretti, ha tratado de imponer en el partido. Zingaretti, que ve cómo Renzi le empujó a pactar con el M5E y ahora le deja en la estacada, dijo que se trataba de “un error”.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs