Internacional

La oposición acusa a Erdogan de querer “robar Estambul”

El líder del CHP, Ekrem Imamoglu, lamentó que «en nuestra historia no hay otro ejemplo de cómo la ley, la justicia, el juego político limpio y la estabilidad económica son sacrificadas de esta forma por la ambición y el miedo de una sola persona».

El líder del CHP, Ekrem Imamoglu, lamentó que «en nuestra historia no hay otro ejemplo de cómo la ley, la justicia, el juego político limpio y la estabilidad económica son sacrificadas de esta forma por la ambición y el miedo de una sola persona».

Publicidad

Como era de esperar, la oposición turca, ganadora de las municipales en Estambul y Ankara, no encajó bien la decisión de la Comisión Electoral (YSK) de anular el resultado en la capital económica y calificó la maniobra de «un intento de robarles Estambul». Ante miles de seguidores, el alcalde electo, Ekrem Imamoglu, del partido socialdemócrata CHP, declaró: «Conciudadanos, tratan de robarnos las elecciones que ganamos en la noche del 31 de marzo. Intentan robarnos todo nuestro trabajo». No obstante, Imamoglu, no pierde la esperanza y anunció su decisión de presentarse de nuevo «para volver a vencer».

En un comunicado conjunto, el líder del CHP lamentó que «en nuestra historia no hay otro ejemplo de cómo la ley, la justicia, el juego político limpio y la estabilidad económica son sacrificadas de esta forma por la ambición y el miedo de una sola persona», en referencia a la sed de poder del presidente turco, Recep Tayip Erdogan, que intentará amañarlas de nuevo para ganar sí o sí. Y así lo demostró ayer el superpresidente, quien defendió ante su partido, el islamista de la Justicia y el Desarrollo (AKP), la decisión de la Comisión Electoral. Erdogan justificó la anulación de las elecciones de Estambul alegando que hubo supuestamente «usurpación de votos» a su partido. «La voluntad de casi 15.000 personas que votaron al AKP ha sido usurpada, con errores mucho mayores que los de cualquier otro partido», dijo en un encuentro con sus correligionarios. «Creemos que hubo corrupción organizada, irregularidades y completa anarquía en las elecciones de Estambul. Hemos visto que hubo prácticas ilegales relacionadas con las listas de votantes y los funcionarios de las urnas», señaló Erdogan, antes de puntualizar que «el hecho de que 20.000 de los 62.000 miembros del comité de votación no sean empleados públicos aumentó nuestras dudas».

Un nuevo período de incertidumbre se abre con las nuevas elecciones que se celebrarán el 23 de junio y la más afectada es la economía. No en vano, la mayor organización turca de empresarios, Tüsiad, expresó ayer en un comunicado «preocupación» ante un nuevo período de campaña electoral en un momento en que considera que el Gobierno «debe centrarse en una agenda de reforma económica y democrática». El desasosiego electoral ha golpeado de nuevo a la debilitada lira turca, que ayer cayó un 3%. Un día después de la noticia de la repetición de las elecciones en Estambul, la moneda turca retrocedía un 1,5% frente al euro y un 1,4% frente al dólar. Los inversores creen improbable que en los próximos meses el Gobierno del AKP tome las medidas impopulares que los expertos consideran necesarias para paliar la crisis económica del país.