MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
04:37
Actualizado
  • 1

Los guardaespaldas «ninja» de Kim Jong Un

Enfundados en sus característicos trajes negros, son los expertos en artes marciales encargados de la protección del dictador en Singapur

  • En la cumbre entre las dos coreas el pasado 27 de abril, el dictador norcoreano Kim Jong Un apareció en Singapur rodeado de su conspicuo círculo de guardaespaldas de traje negro y circunspecto ademán
    En la cumbre entre las dos coreas el pasado 27 de abril, el dictador norcoreano Kim Jong Un apareció en Singapur rodeado de su conspicuo círculo de guardaespaldas de traje negro y circunspecto ademán
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

11 de junio de 2018. 14:11h

Comentada
A. Rojo Madrid. 11/6/2018

Como ya sucedió en la cumbre entre las dos coreas el pasado 27 de abril, el dictador norcoreano Kim Jong Un apareció en Singapur rodeado de su conspicuo círculo de guardaespaldas de traje negro y circunspecto ademán. Se trata de un cuerpo de élite del Ejército Popular de Corea reclutado entre los ciudadanos que realizan el servicio militar obligatorio. Su denominación oficial es «Oficina Central del Partido Número 6» o, más comúnmente, «Oficina Principal de Ayudantes», y en apenas unas semanas han pasado de ser una oscura división del basto aparato militar norcoreano a adquirir relevancia internacional. Las imágenes de ellos, corriendo a la par, flanqueando la limusina de Kim, sorprendieron a las cámaras en abril y ayer volvieron a lucirse en las calles de Singapur.

No es ningún secreto que Kim Jong Un ha afianzado su poder en el norte de la península coreana manejando con generosidad una herramienta profusamente utilizada por reyes, emperadores y magnates a lo largo y ancho de la historia humana: el asesinato político. Esta herramienta –como también demuestra la historia: Herodes, Nerón, Lenin–, tiene el inconveniente de convertir en paranoico a quien la utiliza. Kim no es excepción a esta ley y para entrar en su cuerpo de guardaespaldas es preciso que se realice una investigación de la familia del aspirante hasta dos generaciones atrás. Además de no contar con ningún antecedente contrarrevolucionario en el árbol genealógico es preciso tener una altura parecida a la del líder (se trata al fin y al cabo de un cuerpo de escudos humanos), superar pruebas de artes marciales y puntería e incluso se aplican criterios relacionados con la apariencia física. Una vez incorporados en el retén de seguridad del Líder Supremo, los guardaespaldas son sometidos al mismo entrenamiento que reciben los miembros de las Fuerzas de Operaciones Especiales del Ejército Popular. Pruebas de resistencia física y condicionamiento conductual completan la preparación de estos «guardaespaldas ninja».

El número de miembros de esta unidad de élite está entre 200 y 300 aunque sólo la mitad son propiamente guardaespaldas. La otra mitad son conductores y personal técnico. Como la mayor parte de los cuerpos de guardaespaldas suelen vestir trajes de chaqueta de color oscuro, pines y enseñas identificativas (además de contraseñas verbales para evitar infiltraciones), y comunicación por radio desde el puño de la mano izquierda. Normalmente permanecen en el cuerpo sólo 10 años y son el único cuerpo del Ejército que tiene autorización para llevar consigo un arma cargada en presencia del Líder Supremo Kim. Otra de sus prerrogativas es controlar toda la comida, licores y tabaco que el dictador consuma durante su estancia en Singapur.

Últimas noticias