Política

Varios heridos en los choques entre prorrusos y europeístas en el este de Ucrania

Varias personas resultaron heridas hoy en Járkov durante los enfrentamientos entre manifestantes prorrusos convocados por el alcalde de esa ciudad en el Este de Ucrania, Guennadi Kersén, y los activistas del movimiento popular europeísta conocido como Euromaidán.

Tras unos incidentes en los que se oyeron disparos, según las agencias locales, los manifestantes prorrusos rompieron el cordón de los europeístas y tomaron la Delegación del Gobierno central en Járkov, sobre cuya puerta desplegaron enseguida una bandera rusa.

Los manifestantes recibieron la bandera rusa al grito de "Járkov y Rusia", mientras que las llamadas autodefensas del Euromaidán, muchos llegados desde Kiev, sacaron una bandera blanca por la ventana de la Delegación para evitar nuevos enfrentamientos.

La policía está sacando a los activistas heridos de uno en uno del edificio para subirlos en ambulancias y llevarlos al hospital.

Más de 10.000 personas se manifiestan en la plaza de la Libertad de Járkov para exigir al nuevo Gobierno la progresiva federalización de Ucrania y el archivo de las causas penales contra los policías que cumplieron con su deber.

Los organizadores del mitin, liderado por el exgobernador de la región de Járkov, Mijail Dobkin, y el alcalde de la ciudad homónima, Guennadi Kernés, también exigieron al Gobierno central de Arseni Yatseniuk que desarme a los grupos armados de civiles (autodefensas del Maidán) y que les obligue a desalojar todos los edificios oficiales que han tomado en Kiev y otras ciudades del país.

Otras 10.000 personas concentradas en la plaza Lenin de Donetsk eligieron a mano alzada a Pável Gúbarev, jefe de la Milicia Popular de Donbass (como se conoce la zona minera en el Este ucraniano), como nuevo gobernador popular de la región, según medios ucranianos.

Gúbarev lanzó un ultimátum a las autoridades de la región de Donetsk para que desobedezcan a las nuevas autoridades de Ucrania en Kiev y pidió a los manifestantes que levanten un campamento frente a la Delegación del Gobierno.