Jaime Lorente: “No me he bajado los pantalones ante nada y he intentado que todos mis principios se conviertan en finales”

El actor murciano habla sin tapujos en ‘Lifestyle de’ del fenómeno de ‘La Casa de Papel’.

Jaime Lorente
Jaime LorenteLifestyle

Jaime Lorente atraviesa un buen momento profesional, a pesar del parón forzoso del coronavirus. El actor murciano habla sin tapujos del fenómeno de ‘La Casa de Papel’ en el nuevo nuevo de Lifestyle Magazine, después de la última temporada emitida que mantiene en vilo a la audiencia de Netflix. Lorente habla del encierro dentro del Banco de España mientras experimenta el suyo propio dentro del hogar.

Los protagonistas de ‘La Casa de Papel’ también están más encerrados que nunca en el Banco de España, con nuevos giros que alteran los planes del grupo. ¿Cómo lo ha vivido el personaje de Denver?

Esta temporada los personajes han vivido una tensión terrible en una fase de presión e inseguridad donde hay poco margen para la esperanza. Denver parece que va navegando hacia un posible fin, pero luego se encauza.

Aunque todos tienen clichés, Denver es uno de los personajes que más evoluciona en la popular serie. ¿Cómo has vivido esta transición?

De primeras, Denver puede parecer el personaje más estereotipado. Es el macarra que utiliza la fuerza bruta, pero que en el fondo tiene buen corazón. Lo más interesante como actor ha sido llenarlo de humanidad y he intentado reflejar sus emociones tras la coraza, haciendo hincapié en cómo se preocupa por su padre y su pareja. Gracias a Denver he podido tocar todos los palos y siempre digo que es un comodín, porque funciona muy bien en momentos de tragedia, drama o comedia, ya que es un personaje de verdad y poderlo trabajar ha sido una gran suerte como actor.

Jaime Lorente
Jaime LorenteLifestyle

¿Qué hay de Denver en Jaime Lorente? No me digas la risa, ¡por favor!

¡La verdad es que muy poco! - sonríe-. Le tengo mucha admiración, aunque me considero una persona con más inteligencia práctica. De Denver, envidio el compromiso emocional y la lealtad que muestra con la gente a la que ama. Siempre he dicho que es el personaje con mejor corazón de la serie, y lo sigo pensando.

Y, ¿qué admiras más de tus compañeros de rodaje?

Su buena disposición y el poco ego que tenemos trabajando los unos con los otros. Nunca he visto a nadie pisotear a nadie para tener más protagonismo en las escenas. Creo que la humildad es fundamental para sacar hacia delante una serie así.

Mirándolo con perspectiva, ¿qué te ha aportado este personaje en tu carrera profesional?

¡Denver me lo ha dado todo! Es el personaje por el que se me ha conocido, el que me ha puesto mi nombre en el panorama, el que me ha dado tantas alegrías y el que me he continúa regalando papeles. Estoy profundamente agradecido con él.

¿Te agobia la fama que te ha dado ‘La Casa de Papel’?

La verdad es que he pasado por muchas fases. Nadie entiende lo duro que es convertirse en un personaje público de golpe y porrazo. Pasar casi del anonimato a estar siempre expuesto en un contexto que parece que el personaje haya devorado a la persona, a la voz del artista. Tampoco nadie te enseña a convivir con el estrés y la vulnerabilidad que supone la fama. Yo disfruto encajando el lado positivo de este fenómeno que es el de dar a conocer tu trabajo, acceder a otros y recibir el cariño de muchas personas. El otro lado, me está llevando más tiempo encajarlo. ¡No es nada fácil!

Precisamente, las interpretaciones en ‘La Casa de Papel’ y en ‘Elite’ te han encumbrado como profesional. Eso es innegable. ¿Son la fama y la gloria dos de tus prioridades?

No lo son, ni mucho menos. Mi prioridad siempre va a ser mostrar el trabajo artesanal que tiene la interpretación. Priorizo también el teatro y jamás pondría la fama como un objetivo, la verdad.

En este mundo, ¿todo tiene un precio?

Por desgracia, sí. No puedo negarme a la evidencia del mundo. Todos se acaban bajando los pantalones cuando hay un estímulo que les provoca mucha atracción. Yo, de momento, he tenido la suerte de no tenerme que bajar los pantalones ante nada y he intentado que todos mis principios se conviertan en finales. Hay que tener principios en la vida y hay que apostar por ellos.

De ti, ¿qué no podrían comprar con dinero?

Mi lealtad no se vende. Jamás podría traicionar a un ser querido por dinero.

Jaime Lorente
Jaime LorenteLifestyle

¿Cuánto vales?

Pues no lo sé. Hay días en que no valgo una mierda y hay días que me considero la persona más valiosa del mundo. Creo que a todos nos pasa y verás que no me salpico demasiado en la respuesta -se ríe-.

Con el tiempo, ‘La Casa de Papel’ se ha convertido en un símbolo revolucionario. ¿Cómo lo ves?

La serie no nace como una reivindicación de nada, sino que la propia ficción ha propiciado que se despierten mecanismos sociales de forma natural que invitan a reflexionar sobre lo qué está pasando en la actualidad en nuestras sociedades. Me parece maravilloso que se produzcan estas reflexiones, porque el resultado no te deja frío en una serie que combina entretenimiento con otras reivindicaciones que generan empatía con el espectador.

¿Qué utopía persigues?

Me gustaría que el mundo viviera una libertad real. Me refiero a la libertad de hacer el bien para uno mismo y para los demás. Esa es la única forma de ser libre.

¿Cómo lo vinculas con la realidad actual?

Vivimos un momento único que afecta a toda la humanidad por igual. Esta situación nos enseña, entre otras cosas que, si no nos abrazamos, esto no irá hacia delante. Es en este momento cuando se están cayendo caretas, se están poniendo las cartas sobre la mesa y nos estamos dando cuenta realmente en qué sociedad vivimos.