¿Lavarse el rostro con agua fría o agua caliente? Lo que estás haciendo mal y no lo sabes

Y lo que a partir de ahora tendrás en cuenta cada vez que te desmaquilles

Que nuestra temperatura corporal ronda los 37ºC es algo que tenemos bastante asumido (y en época de coronavirus más). Pero, ¿alguna vez te habías parado a pensar en tu temperatura cutánea? Si crees que es igual que la del resto de tu cuerpo, te equivocas. La temperatura en esta zona es de 33ºC aproximadamente. Por esta razón, lo más lógico es que limpies tu rostro con agua a una temperatura similar. Para ser exactos, 30ºC sería lo ideal.

Inmaculada Román, farmacéutica especializada en Dermocosmética, nos desmiente dos bulos:

Es mejor realizar una limpieza facial con agua fría. FALSO

'‘Hay muchas informaciones rondando que aconsejan lavar la cara con agua helada para cerrar poros dilatados, desinflamar el área del contorno ocular o mejorar la aparición del acné. Y no es así‘' Explica Inmaculada.

Según la experta, el agua fría provoca una vasoconstricción local en el rostro, generando más inconvenientes que beneficios, pudiendo incluso llegar a provocar pequeñas roturas capilares.

'‘Por lo tanto, el agua fría no es conveniente para pieles sensibles, acnéicas, ni con rosácea’‘, aconseja Inmaculada.

Está demostrado que después de mojar la piel con agua fría, ésta vuelve a su temperatura de base, que es más alta, y se dilata. Dicha dilatación aumenta la secreción de sebo dando lugar al temido ’‘efecto rebote’‘.

Además, si tu objetivo es la limpieza, el agua a esta temperatura dificulta la eliminación de todos los residuos que se depositan en tu piel a lo largo del día, fruto de la contaminación o el maquillaje.

Es mejor realizar una limpieza facial con agua caliente. FALSO

Es cierto que el agua a una alta temperatura retira la suciedad de la piel, pero a la vez produce una deslipización. Es decir, se pierden los lípidos que tenemos en la barrera de la piel y aparece la indeseable deshidratación.

‘‘La pieles con dermatitis atópica son muy secas, por lo que está contraindicado una limpieza facial con agua caliente para ellas. De ser así estaríamos aumentando el riesgo de irritación’, comenta la farmacéutica.

Por lo tanto, escoge el limpiador que más favorezca a tu tipo de piel y lava tu rostro día y noche. Y siempre, siempre con agua tibia.

Clarity Cleanser de Pixi (23,50 €): Con ácido salicílico, láctico y glicólico que exfolia y refina la piel a la vez que hidrata y limpia en profundidad. Ideal para pieles con imperfecciones.

Anti-Aging Caviar Cleaning de Le-Tout (17,95 €): Gracias a los nutrientes de su extracto de caviar, eliminarás la suciedad eficazmente mientras nutres la piel y notas una reconfortante sensación de frescor. Especialmente indicada en el caso de pieles más maduras.

Jojoba Cleansing Balm de Rvolut (29€): De base oleosa. Sus extractos naturales de azúcar se convierten en una leche cremosa en contacto con el agua. Purifica la piel, dejándola limpia, calmada e hidratada.