“En las aplicaciones de citas se busca más amor que sexo”

En el Día Mundial de los Solteros, nos citamos con María Pasión, una experta en “dating coach” para que nos cuente las claves para triunfar en las aplicaciones para ligar.

No es sencillo ser soltero en tiempos de pandemia. Las relaciones personales han sido puestas en una cuarentena indefinida y los principales lugares de ligoteo echaron el cierre en marzo sin vistas a próxima apertura. Una condena no solo para sus propietarios que han visto congelados sus negocios sino también para los amantes del poliamor que han comprobado cómo su corazón ha dejado de latir a la frecuencia acostumbrada.

Pero como ocurre en todo, hay quienes han encontrado un filón en esta anómala situación. Al igual que han prosperado los laboratorios de gel hidroalcohólico y mascarillas o las fábricas de pantallas de metacrilato, que gracias al coronavirus han pasado a superávit inimaginable hace diez meses, las aplicaciones de citas han registrado un aluvión de nuevos clientes en busca de aquello que antes conseguían en el cuerpo a cuerpo. El tiempo dedicado a las “apps” ha crecido un 25% en los últimos tres meses según un estudio de la empresa App Annie, que, precisamente pone a Tinder, la red de contactos más popular entre los “single”, a la cabeza de aplicaciones más usadas. En este tiempo, esta “app” ha experimentado un repunte del 94%, mientras que otras similares como Grindr lo ha hecho un 24%, Wapo un 34% y Badoo un 52%, según un informe de Smartme Analytics.

Esto conlleva desarrollar nuevas habilidades, tirar de imaginación, reinventarse en las artes amatorias y descubrir ingeniosos trucos de conquista. Hoy, día internacional del soltero (en España, el 36% de la población no tiene pareja según Meetic) LA RAZÓN tiene una cita con una experta en estas lides, una “dating coach” que por su nombre ya da pistas de su experiencia. María Pasión nos recibe en su apartamento cargada de consejos: “Mi trabajo consiste ayudar a personas en temas de amor, ya sea para encontrar la pareja con la que sueñan, mantener la llama del amor en los que ya la tienen o echar un cable a los que desean dejar su relación”, dice como preámbulo.

Su meloso tono de voz marida a la perfección con su constante sonrisa. Ella es una maestra en el ring sentimental y, de hecho, también encontró a su actual pareja en una de estas apps. “El confinamiento ha cambiado nuestras prioridades y es el momento de usar las aplicaciones de ''dating'' a nuestro favor. Existe una amplia oferta y cada una está enfocada a un tipo de búsqueda. Hallar lo que buscas aquí es mucho más sencillo que hacerlo como antes estábamos acostumbrados antes porque aquí pilotas tu propia nave. Encuentras directamente personas que buscan lo mismo tú, hay criterios de búsqueda para ir más al grano en función de lo que desees. Supone sumar a la intuición la inteligencia artificial, el mejor cóctel”, argumenta.

María Pasión, durante el encuentro con LA RAZÓNCONNIE G. SANTOS LA RAZON

Mientras que tiempo atrás parecía ser un “looser” o un “friki” aquel que se topaba con su “crush” en internet, ahora está más que normalizado e integrado en nuestro día a día. “Esa vergüenza de antaño ha desaparecido. Además, con la tecnología hay personas que han visto que son buenas ligando, porque quizá antes, les costaba más el contacto físico. Lo ideal es tener armas para trabajar en ambos escenarios”, apunta María.

Quizá, lo primero es encontrar la aplicación que más se ajusta a cada objetivo pues hay quien busca picar de flor en flor, disfrutar del sexo sin compromiso y quien se plantea la meta de emparejarse. La “dating coach” hace la siguiente clasificación:

-Tinder: Con la franja de usuarios mas activa de 18 a 34 años, Tinder es una aplicación que puede valer para un encuentro casual o incluso (con un poco de suerte) para buscar pareja. Hacer un perfil es realmente fácil y hay más posibilidad de encontrar perfiles falsos. Si no tienes match, no podrás hablar con la persona que te gusta. No cuenta con perfiles detallados y se basa en el fast dating. El super like es una herramienta útil para decirle a esa persona que te ha molado hasta la médula.

-Adopta un tío: es la dating app diseñada para la isla de mujeres de Wonder Woman. Ellas eligen y ellos poco más pueden hacer. Las chicas pueden aceptar hechizos y añadir hombres a su cesta de la compra. Los perfiles de chicos son detallados, pues está claro que aquí si no te lo curras, pasas desapercibido. Criticada como aplicación sexista, también hay quienes la defiende porque les parece gracioso el concepto.

-Facebookparejas: nace de la red social bajo el mismo nombre. Ante la duda de la privacidad, o de que tus amigos de FB sepan que estás buscando a alguien, te permite hacer una búsqueda invisible en tus noticias, algo que le aporta confidencialidad. Si algo no va bien, puedes denunciar o bloquear a esa persona que no te está dando alegrías. Te ofrece la posibilidad de ver qué intereses, grupos en común o amigos tienes con el usuario que te gusta. Para algunos esto puede ser un punto a favor, para otros esto puede resultar poco íntimo a la hora de encontrar pareja.

-Meetic: Permite crear un perfil gratis y navegar por perfiles de solteros comprometidos. Aquí la descripción cuenta y esto se aprecia porque tiene los perfiles muy trabajados y completos. En España se han producido 600.000 matrimonios con esta aplicación. Aparte de poder enviar mensajes, con el pase (suscripción) se puede hacer una videollamada con tu match. Un chatbot te sugiere perfiles, eventos presenciales en diferentes ciudades y vídeos de Love coaching.

-Grindr: garantiza contactos gay, bi, trans o queer. Rodeada de polémica por añadir criterios sobre tu salud sexual, Grindr es la plataforma que todo hombre gay conoce porque cuenta con un registro básico. En España cuenta con 3 millones de usuarios. Como dato curioso, permite incluir a qué tribu perteneces (macho, discreto...). Incluye apartado para no binarios o queer, algo que resulta interesante. Grindr sugiere contactos por geolocalización. La app es de las más funcionales gracias a sus desarrolladores.

-Wapo: aplicación para la comunidad gay. Si eres lesbiana, tienes la opción es Wapa. La franja de usuarios más activos está entre 25 y 34 años. Se usa principalmente para encontrar sexo y hacer contactos rápidos. En la sección de detalles puedes incluir si eres activo pasivo. En su versión Premium te ofrece un traductor para que hables con perfiles de otras latitudes. Incluye un nivel de confianza para conocer la antigüedad del usuario.

-Badoo: creada por los rusos como web de contactos, se centra en un público joven en busca de citas. Esto se confirma porque vinculas tu cuenta a tus redes sociales o a tu teléfono. Te ofrece la opción de enviar dos mensajes a usuarios que no hayas contactado, funcionalidad que aumenta tu capacidad de contactar como nuevo usuario. Puedes denunciar perfiles sospechosos si crees que esa persona no es quien dice ser.

Aunque generalizar nunca es una buena opción, le pedimos a María que nos haga una clasificación de las apetencias en función de la edad: “Los más jóvenes, los nativos digitales, son los que más lo usan, los de 20 años son de pasar a la acción enseguida. Los de 30 años ya tienen un proyecto vital y buscan algo más serio. Aquellos usuarios mayores de 40 años, que quizá salen de un proceso de divorcio, buscan divertirse y quizá menos compromiso inicialmente. Pero en el fondo, todos buscan amor, porque frente a lo que se piensa, en las aplicaciones se busca más este aspecto que el sexo, lo único que se cocina de manera diferente”.

Los trucos de María para triunfar en las aplicaciones de citas

-La foto es tu marca. Tienes que elegir una buena, reciente, que no tenga más de un año. Deben verse los ojos, así que nada de gafas. Y tienes que salir solo, sin tus amigos, perro o abuela, porque el protagonista eres tú. Si estás orgulloso de tu cuerpo puedes mostrarlo, pero tienes que tener en cuenta que eso comunicará algo importante de ti.

-En tu descripción cuenta cosas siempre en positivo. ¿Cómo hacerlo? Pregunta a tu familia o a tus amigos siete cosas de tu personalidad. Nadie mejor que ellos conocerán tus puntos fuertes. Tienes que ser directo, breve, las pastorales no funcionan bien en estas aplicaciones.

-Equilibrio fotos-texto. No debes subir muchas fotos y nada de texto, ni tampoco una descripción tuya de 10 minutos leyendo y luego solo una fotografía. La gente desconfía de esos perfiles.

-Utiliza los criterios de búsqueda: si dejas huecos vacíos suscitará sospechas. Cuentas más cosas cuentes de tu personalidad y aficiones, más éxito tendrás.

-No intentes parecer lo que no eres, eso te llevará a la frustración cuando la cita se materialice y se descubra que era falso.

¿Cómo detectar un “fake” o perfil falso?

-Si la persona con la que estás ligando se resiste a llamarte por teléfono, desconfía

-Si te llama y al hablar notas que hay aspectos que no coinciden con lo que habíais hablado previamente, aunque seas cosas menores, ponlo en cuarentena.

-Siempre, antes de quedar, haz una videollamada, si se resiste es sospechoso.

María, en su consulta, se encuentra con muchas personas frustradas que llevan buscando a su “príncipe o princesa azul” durante mucho tiempo, “y el problema es que no saben focalizar. Yo les hago acompañamiento, trabajamos mucho en saber qué es lo que quieren. La idea es que no vayas con personas que no están en tu radar. En la mayoría de mis clientes detecto una gran disonancia entre lo quieren y lo que buscan. Y eso es un grave error. Por eso, la clave es ser honesto, sincero y aprovechar la magia del 5G para triunfar en el amor", sentencia.