Bésame mucho

Besar es uno de los actos más placenteros para los seres humanos. Los beneficios de los besos se sienten a nivel emocional, mental y físico.

Los besos pueden ser una auténtica droga
Los besos pueden ser una auténtica drogagleeden

Este próximo martes, 13 de abril, celebraremos el Día Internacional del Beso, una festividad que surgió para conmemorar el beso más largo de la historia (nada más ni menos que 58 horas de duración). Y aunque las personas están esperando la vacuna para poder quedar y besar con libertad este día será mucho mejor que el del año pasado que vivimos en pleno confinamiento.

Decía George Villiers que “los besos son como pepitas de oro o plata, halladas en tierra y sin un gran valor, pero preciosas porque revelan que cerca hay una mina”. Los besos son experiencias únicas que nos pueden hacer sentir realmente bien. Besar puede producir sensaciones agradables, ponerte el vello de punta e incluso dejarte sin aliento. Un beso es un mensaje que nace del corazón y muchas veces es más sincero que las palabras más refinadas.

Besar es uno de los placeres más dulces e íntimos que tenemos en la vida y una de las mejores maneras de expresar amor y afecto. Además, los beneficios de los besos traspasan el ámbito emocional, y es que tienen muchos otros efectos maravillosos para nuestra salud física. Y precisamente porque besar es un acto que demuestra afinidad con tu persona elegida, durante la pandemia los hombres infieles han besado más a sus amantes que a sus parejas.

La plataforma líder en el mundo de encuentros extraconyugales pensada para y por mujeres Gleeden, ha revelado los datos de su última encuesta en los que afirma que el 76% de los amantes ha besado menos durante el año que llevamos de pandemia. La falta de intimidad y el miedo al contagio son las principales causas por las que las personas se besan menos en épocas de Covid-19.

Aún así, un 41% de los encuestados, en su mayoría hombres, afirma que durante la pandemia ha seguido besando a sus amantes, frente a un 36% que sólo ha besado a su pareja. De todos los besos, nueve de cada diez personas elige como favorito el beso en la boca. Los besos en la mejilla y en la frente tienen pocos adeptos entre los y las infieles. Y esto tiene su explicación científica porque los labios tienen muchas terminaciones nerviosas sensibles, por lo que, cualquier beso, pero especialmente en los labios, envía gran cantidad de señales de placer al cerebro.

Beneficios de los besos

Lo cierto es que, según los expertos, los besos ayudan a reducir la presión arterial, a disminuir el colesterol de la sangre, quemar calorías, aliviar el estrés y disparar la endorfina de nuestro organismo, por lo que pueden considerarse muy beneficiosos para el cuerpo humano.

¿Alguna vez has sentido que besar a alguien es una droga para ti? No, no es una frase propia de una canción ñoña para adolescentes. Besar y ser besados libera algunas sustancias opioides como las endorfinas que ayudan a sentirnos mejor y están relacionadas con nuestros centros de placer. Dicho de otras palabras, nuestro cerebro puede llegar a considerar los besos como morfina, con todas las sensaciones placenteras que se asocian a ella.

Besarse puede ser la mejor medicina que existe, ya que alivia el estrés, aumenta la autoestima y eleva la producción de las hormonas que nos hacen sentir mejor como la serotonina, la dopamina y la oxitocina. Y este dato no se aplica solo a los adultos, pues todos recordamos ese beso de mamá que era milagroso y hacía que la raspadura de la rodilla dejase de doler. Está demostrado: los besos son analgésicos y pueden reducir dolores de cabeza e incluso calambres menstruales.

Otro de los beneficios de besarse es que es una excelente manera de comprobar la compatibilidad sexual que tenemos con otra persona antes de involucrarnos y querer ir más allá. La carga genética que tiene la saliva manda mucha más información a nuestro cerebro de lo que somos conscientes.