Querer la vacuna para poder ser infiel

Para muchos matrimonios, la pandemia ha afectado su convivencia diaria. Aunque el divorcio ha disminuido este año, las infidelidades físicas y digitales no han parado de aumentar.

La pandemia ha aumentado el número de parejas que se ven forzadas a convivir bajo el mismo techo
La pandemia ha aumentado el número de parejas que se ven forzadas a convivir bajo el mismo techoUNSPLASH

Se acerca el final del 2020, un año que ha cambiado muchas facetas de nuestras vidas, los españoles lo puntúan con un claro suspenso (un 4,4), y desde la web de citas para casados Ashley Madison han querido averiguar de qué manera ha afectado a los matrimonios. La plataforma líder de aventuras extramatrimoniales ha realizado un estudio en el que han participado más de 2.400 encuestados en el que se analiza cómo ha afectado la pandemia a la gente casada.

Cuando se les preguntó a los encuestados que habían aprendido este año sobre sus matrimonios, las respuestas fueron muy variadas, pero casi la mitad (46% de los españoles) afirmaba que su “matrimonio no tiene por qué terminar solo porque una sola cosa no funciona entre ellos”. También con un 46%, los españoles agradecían haber sido infieles ya que gracias a esa aventura seguían casados.

Esta opinión la ha respaldado Ashley Madison siempre, y es que confían en que los matrimonios se pueden arreglar y mejorar sin necesidad de llegar al divorcio con la ayuda de terceras personas.

Los matrimonios no han cambiado sus vidas sexuales juntos, ya que el 100% de los españoles encuestados afirmaban que desde que inició la pandemia, “es lo mismo de siempre” a diferencia de otros países que si que algunos habían intentado probar cosas nuevas como juegos de rol o juguetes.

Por eso no nos extraña que cuando se les preguntó si este año habían cambiado de opinión sobre la monogamia, sólo un 36% mantenía su pensamiento de que las relaciones monógamas funcionan mientras el resto o ya no creían desde antes en la monogamia, o se habían dado cuanta este año que no era para ellos o para nadie.

¿Han cambiado tanto los matrimonios después de la pandemia?

La web de citas ha querido indagar sobre las motivaciones de los infieles en esta pandemia y preguntarles el por qué. Los españoles niegan que la cuarentena ha afectado a su matrimonio, pero en cambio el 14% de los encuestados globales sí que lo ponen como pretexto. Pero la gran motivación tanto para los habitantes de la península como para el resto del mundo ha sido el recordar que la vida es corta (debido a la situación que estamos viviendo) y el aburrimiento.

En general los españoles han tenido este año menos o las mismas aventuras que otros años, por lo que por mucho que nos empeñemos en culpar la pandemia de que la gente se desilusione en su matrimonio, los usuarios de Ashley Madison no lo comparten.

Por último, le preguntaron a los españoles por sus sueños para 2021, un 47% declara “Una vacuna para el COVID” un 33% “menos restricciones para poder quedar en persona con un/a amante” y un 14% “No estar tanto tiempo en casa”. Casi la mitad de los españoles encuestados anhelan la vacuna, pero… ¿La quieren para poder tener una aventura segura? El 61% afirma que sí, pero que esa no es la razón principal, lo que sí cuatro de cada diez reconocen es que cuando se implante dicha vacuna estarán más dispuestos a ser infieles, pues se sentirán más seguros.

Los divorcios, suspensos

A pesar de que la pandemia incrementó los conflictos en el núcleo familiar, también causó que el proceso y formalización del divorcio quedara aplazado o suspendido.

Los trámites de separación que se estaban procesando antes del decreto de emergencia quedaron suspendidos y los cónyuges quedaron atrapados en sus residencias, por lo que tuvieron que convivir con el conflicto matrimonial.

Además, las dificultades de movilidad y la pérdida de capacidad financiera de la pareja también influyeron en una disminución de los divorcios en comparación del año pasado.

Tampoco hay que llamarse a engaño: esta convivencia forzosa no significa que los matrimonios se hayan “arreglado”, sino que tras muchas puertas, hay hogares en los que la convivencia se ha convertido en una especie de guerra fría que ni la Unión Soviética en sus mejores tiempos.

Claves para manejar la tensión

Hay parejas que tienen que convivir forzosamente, y en estos casos lo mejor es intentar mantener una convivencia pacífica sin que vuelen los cuchillos.

Es importante buscar tiempo personal para uno mismo en el que se pueda estar a solas; la salud mental lo puede agradecer.

Hay que aceptar al cónyuge tal como es, la gente no cambia. Además, en estos momentos, estamos estresados y podemos no dar lo mejor de nosotros mismos.

Huir del campo de batalla. En vez de enfrentarse cuando estalla la tensión, a veces es útil tener un tiempo de desconexión para no hablar desde la rabia.

Relacionarse con otras personas. Comunicarse con amigos durante este periodo puede disminuir la fricción en el matrimonio. Las personas generalmente se sienten mejor cuando pueden apoyarse en gente que las apoya.

Si tiene miedo de su pareja, busque ayuda. El 016 es el número de teléfono gratuito para evitar las situaciones de violencia en la pareja, particularmente machista.