Entrevista

Ricardo Gómez: “Pertenezco a una generación que está experimentando unos cambios sociales que ya hacía falta que se viviesen”

El actor acaba de estrenar ‘La Ruta’, en Atresplayer, una serie en la que repasa la historia de quienes recorrían Valencia con el ‘bakalao’ y que le ha llevado a explorar una nueva década.

Ricardo Gómez
Ricardo GómezAndrés García Lujánfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

Es uno de los rostros más conocidos de la televisión de nuestro país. Crecer delante de una cámara te hace serlo, aunque solo sea a fuerza de repetición, y en su caso, el trabajo de tantos años ha generado además una corriente de innegable cariño. Aún hoy en día, años después de dejar ‘Cuéntame cómo pasó’, es imposible no ligarle a la serie en la que se dio a conocer, pero por fortuna, Ricardo Gómez ha sabido reinventarsepara mostrar todo lo que tiene que ofrecer, que es mucho. Pero, por esas vueltas de la vida, en la ficción regresa una y otra vez al pasado, eso sí, cada vez a una época distinta. Y a él, lejos de importarle, le parece fantástico. “Si te soy sincero, me gusta mucho contar historias de épocas que ya han pasado. Tengo la sensación de que cuando uno trabaja en el pasado tiene más herramientas a las que agarrarse a la hora de estudiar el contexto”, nos cuenta.

Esta vez le ha tocado viajar atrás, pero no demasiado, a principios de los años 90. Una época llena de recuerdos para muchos, pero no para Ricardo, puesto que nació en 1994. Él es uno de los protagonistas de ‘La Ruta’, la nueva serie de Atresplayer Premiumque hace referencia, como imaginarán a la ruta del bakalao, una época que seguro que en el futuro tendrá miles de representaciones más en lo audiovisual’, pero en la que ellos han sido pioneros con esta serie que parte desde la intención de lanzar un mensaje descriptivo. “Queremos mostrar muchas caras de la ruta. En ningún caso se trata de demonizar, romantizar o de justificar la ruta. De hecho, de lo que se trata es de explicarla”, reflexiona Ricardo sobre el proyecto. “Se trata de contar lo que sucedió, de la forma en que sucedió y qué cosas se produjeron derivadas de todo aquello”. Porque es difícil calificar lo que ocurrió aquellos años no tan lejanos en el tiempo. Para muchos también es complicado saber cómo empezó, aunque son muchos más los que recuerdan cómo terminó. “La ruta fue un movimiento que pilló por sorpresa a todo el mundo y seguramente, parte de su declive tuvo que ver con no saber gestionar tanto exceso”, dice Ricardo.

Él en la serie interpreta a Sento, uno de los cinco amigos que sirven de vehículo para viajar a lo largo de casi 12 años, desde los inicios de la ruta hasta su final. “Sento es un animal de la noche y no la entiende tanto para disfrute, que también, sino como algo de lo que él hace de su vida y su negocio. Él hace del disfrute y del ocio su forma de vida”. Dice Ricardo que es como si “representara de alguna forma al español de clase media de aquella época. Un chico que ha crecido en un pueblo de interior y se muda a la metrópoli más cercana, en este caso, Valencia, y se encuentra con todo este movimiento y se suma a él para ganarse la vida. Empieza repartiendo ‘flyers’, poniendo copas, llevando a grupos y al final termina siendo el dueño de una de las discotecas más importantes de la noche de Valencia”. Lo que deja claro es que no se trata de un personaje real.

“Está basado en muchas personas”, recalca Ricardo. “Hay un rutero valenciano, el dueño de varias discotecas, que es una gran fuente de inspiración. Pero no tratamos de representar la vida de nadie. Digamos que es un cúmulo de personalidades”. A eso puede sumar también alguna habilidad adquirida en ‘Cuéntame’, porque, casualidades de la vida, entre las muchas cosas que Carlos Alcántara hizo durante su tiempo en la serie también estuvo tener un bar. Aunque en eso, Ricardo le quita peso. “Lo de ‘Cuéntame’ era un bar de la movida; Sente ha pasado directamente a montar una discoteca que acoge a miles de personas. Va más a lo grande”.

Un elefante en la fiesta

Eso sí, entre personajes ficticios y escenas guionizadas, la realidad se cuela hasta en las anécdotas. ¿Cómo acaba un elefante en un botellón en un aparcamiento? “Es un hecho bastante conocido de la ruta. Fue una fiesta que tuvo lugar en el año 91 y, no sé muy bien cómo, pero de ‘after’, después de toda la noche de fiesta, aparecieron unos elefantes en el ‘parking’ de la discoteca, del N.O.D. de Ribarroja. En este caso, en la serie, mi personaje es el encargado de llevar la ‘gesta’ a cabo”, cuenta Ricardo entre risas. En el rodaje solo han contado con un elefante, pero parece ser que, en la realidad, fueron tres los paquidermos que camparon a sus anchas entre los ruteros aquella mañana. Para haberlo visto.

La anécdota y la forma de entender la ruta de quienes la vivieron no parece haber sorprendido demasiado a Ricardo durante su investigación para este personaje, y eso que, como decimos, ni tan siquiera había nacido por entonces. ¿Qué ha cambiado entre esa época y la que le ha tocado vivir a él como joven? “Yo creo que todo. Y, de hecho, creo que sería un problema mirar a lo que sucedió en los 80, o los 90, no solo en España, sino en muchas partes del mundo, y ver que se siguen haciendo las cosas de la misma manera”, reflexiona. “Creo que pertenezco a una generación que está experimentando unos cambios sociales, también culturales, que de alguna forma ya hacía falta que se viviesen. Pero también creo que muchas de las cosas que se experimentaban antes, por ejemplo, en la época de la ruta del bakalao, ahora serían inviables, por lo menos de la forma en la que se llevaron a cabo. Todo los movimientos culturales o contraculturales tienen mucho que ver con el momento en que se encuentra la sociedad”.

Él, que gracias a sus trabajos se ha hecho un buen recorrido por la historia, ya tiene algunas nociones. Parte de ese recorrido se lo dio ‘Cuéntame’. Una serie de cuyo final se habla estos días. Le preguntamos cuál sería el mejor para la serie, pero, hábilmente, no se moja. “Yo creo que todo el mundo ha pensado en eso alguna vez. Tanto la gente que hemos dedicado tiempo a rodarla como quienes llevan 20 años viéndola. A mí me pareció que, en su momento, cuando tomé la decisión de marcharme, ideamos un capítulo que no sé si era el mejor final para la serie, pero desde luego sí para Carlos Alcántara. Hay mucha gente encargada de ver cuál es el mejor final para el proyecto y es una responsabilidad de la cual no quiero opinar”. Habrá que esperar entonces hasta saber cuál es el final de la ficción.