El problema del exceso de talla

El exceso de pecho puede provocar lumbalgias
El exceso de pecho puede provocar lumbalgias

Cristina Hendricks, Marisa Miller , Salma Hayek o Selena Williams son celebrities con talla XXL de pecho, natural, según han declarado ellas mismas en diversas entrevistas en los medios de comunicación. Pecho voluminoso, sensual y bello, sin haberse sometido a cirugías, es decir, sin implantes, prótesis o rellenos. Sin embargo, y a pesar de que esta característica de su físico las ha llevado a las portadas de la prensa mundial, a veces más es peor. La propia Serena Williams declaraba hace unos días que le hubiera gustado tener menos talla , ya que el exceso de volumen le ocasiona trastornos al dormir e incluso le produce dolor.

El exceso de talla de pecho, cuando las medidas resultan desproporcionadas en relación al resto del cuerpo, se denomina gigantomastia y, según el cirujano plástico Moisés Martín Anaya, se soluciona con la llamada cirugía de reducción.

Esta intervención se recomienda y solicita en la mayoría de los casos por los médicos de atención primaria, que derivan a muchas mujeres con dolor de espalda crónico al cirujano plástico debido al peso de las mamas. Precisamente, según una reciente comunicado de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Estética y Reparadora, son las lumbalgias la primera causa en nuestro país de reducción de pecho, y no las modas asociadas a famosas o tendencias globales.

Además de lumbalgias, las mujeres con gigantomastia padecen problemas cervicales, muchas veces asociados a una postura para esconder el exceso de volumen y no solo al peso. Para Moisés Martín Anaya el complejo que padecen estas personas resulta su principal motivación a la hora de ser intervenidas.

Otros problemas que desaparecen con la mamoplastia de reducción son irritaciones y eccemas en los pliegues de la piel bajo los pechos, producidos por el roce y el sudor.

Con esta intervención, añade el doctor, se trata no sólo de restar volumen, reduciendo grasa, tejido y piel, sino de dotar al pecho del tamaño y contorno proporcionados con el resto del cuerpo. El resultado debe ser, además de saludable, estético.

La intervención requiere ingreso hospitalario en clínica y se realiza bajo anestesia general. El postoperatorio dependerá de cada caso, pero está estimado en una media de cinco días.