MENÚ
viernes 21 septiembre 2018
17:35
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Espera, que llamo a mi perro

Cuando la mascota se queda sola en casa ya es posible «charlar» por el móvil con ella, y hasta darla de comer. En el mercado hay cámaras de vigilancia que nos permiten interactuar a tráves del teléfono

  • Espera, que llamo a mi perro

Tiempo de lectura 4 min.

21 de agosto de 2018. 05:35h

Comentada
Emerre Iglesias 21/8/2018

Cierras la puerta y él se queda atrás. ¿Qué hará? Son muchas horas y no puedes llamarlo por teléfono para saber cómo está. Vas a retrasarte y no puedes avisarle. No sabes si le dejaste bastante comida o tendrá hambre. Dudas que no puedes resolver hasta volver a casa.

Ahora esto es diferente. Ya puedes usar tu móvil para «hablar» con tu perro, ver cómo está e, incluso, hasta darle comida. En el mercado existen cámaras de vigilancia que hacen esta función. Hay de dos tipos, convencionales de seguridad o específicas para mascotas. Tanto unas como otras se conectan a través de la red wifi de la vivienda y se controlan por el móvil.

Las convencionales son aparatos de vigilancia con calidad de imagen HD que se suelen usar para tener control de algún lugar. Funcionan con aplicaciones para android e iOS de tal manera que con nuestro móvil podemos ver en tiempo real todo su campo de visión, y seguir los movimientos de nuestro perro por el salón. También tenemos la posibilidad de hacer alguna foto o grabar videos desde la pantalla del móvil. Cuentan con luz infrarroja que ofrece una visión nítida y clara en blanco y negro si la habitación está oscura, por lo que no es necesario dejarles la luz encendida. Las más sofisticadas incorporan sonido redireccional, es decir, podemos abrir el altavoz y oír el sonido de la casa o usar el micrófono para saludar al perro.

Estas cámaras, que pueden ser utilizadas por más de una persona a la vez, son pequeñas, cuestan unos 70€ y son una buena idea en vacaciones si queremos dejar a nuestro can en el hotel. Con conectarla a la red wifi y poner nuestra clave, está lista.

Otra opción son las específicas para mascotas, más elevadas de precio, más grandes y preparadas para interactuar con el perro.

Normalmente no se pueden usar por más de una persona a la vez y cuando se ponen en marcha a distancia desde nuestro móvil tienen una luz que se enciende. Además de la infrarroja, micrófono y altavoz, las más originales poseen un depósito para granos de comida o sus chuches preferidas que se puede ir lanzando con el móvil. Alguna lleva como un láser para que juegue, pero no se puede redireccionar ni nada, solo encenderla.

Espera, que llamo a mi perro

Cuenco limpio a diario

Algunos propietarios no le dan importancia a la limpieza del cuenco de comida de su perro y lo rellenan sin pasar por el fregadero. Es necesario lavarlo con jabón cada vez que acaba de alimentarse, ya que de lo contrario podría ser una fuente de enfermedades, entre ellas, la salmonella. Sobre el bebedero es mejor vaciarlo antes de llenarlo

otra vez.

Espera, que llamo a mi perro

La vena canina de los famosos

Olive Beckham, así se llama uno de los perros de la mediática familia del futbolista, que presentó en Instagram cuando llegó a su familia hace tres años. Este cocker spaniel negro que tiene cuenta propia en esta red social y acumula más de 72 mil seguidores, es la cuarta mascota de la pareja, que suelen colgar fotos de los perros jugando con sus hijos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs