MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
04:47
Actualizado

Todos a la piscina

Sí, has leído bien: son parra perros. Resulta extraño, pero ya cada vez hay más donde llevar a nuestro can a darse un chapuzón. Privadas, naturales e, incluso, municipales

  • Todos a la piscina

Tiempo de lectura 2 min.

17 de julio de 2018. 14:01h

Comentada
Emer Iglesias Madrid. 16/7/2018

Las piscinas ya no son inalcanzables si vamos con nuestro peludo, aunque hay que rebuscar para encontrarlas. Algunos son recintos creados especialmente para que ellos se bañen, como el Campus Perruno de Madrid. Otros son lugares naturales donde se puede disfrutar del agua juntos, como los del Alto Tajo en Guadalajara. Y cada vez más ayuntamientos hacen el día del «perro al agua».

Hace dos veranos abrió en Madrid la primera piscina de la Comunidad dirigida específicamente a canes. Ubicada en Brunete permite a los amantes de los animales actividades que van desde el paseo hasta un chapuzón en plena naturaleza. La entrada al agua es como una playa, y la profundidad no llega al metro, por lo que es un sitio seguro para todos.

Los pioneros en este tipo de infraestructuras fueron hace cuatro años los creadores de Aqua Park Canino Can Jané, a 30km de Barcelona, un verdadero resort de baño. Cuenta con dos enormes piscinas en las que pueden nadar libremente, toboganes de agua, canoas, una zona de dunas en las que revolcarse y jardines para jugar al frisby o a la pelota. La profundidad máxima es de 60 centímetros. Y por supuesto hay bar y espacios verdes para pasar un buen día de picnic. En estas dos instalaciones los dueños pueden entrar en el agua acompañando a su perro, pero no pueden nadar ni sumergirse. Las «piscinas naturales» tienen cada vez más aceptación, ya que los propietarios pueden disfrutar del agua con sus amigos peludos. Una zona muy concurrida es el río Alberche en Ávila, que incluso dispone de una parte habilitada para perros. También varios remansos en el Alto Tajo en la zona de Guadalajara como Peralejos de Truchas, laguna de Taravilla o el desfiladero de la Beteta, son sitios cada vez más visitados por los canes. Lugares seguros con una profundidad de unos 50 centímetros y poca corriente. El río Tambre, a su paso por Sigüeiro en Galicia, es otro sitio en plena naturaleza donde los perros retozan en el agua. Cuenta con varios espacios con mesas ideales para pasar el día toda la familia.

Cada vez más ayuntamientos se apuntan al día del «perro al agua». El último día de la temporada abren la puerta de su piscina municipal a los perros. Ceden la gestión durante esa jornada a alguna protectora y dueños y canes disfrutan de unas horas repletas de juegos, exhibiciones, mercadillos, chuches caninas, actividades y, sobre todo, convivencia entre personas y animales.

Últimas noticias