Aseguran ahora que Garoña debería operar normalmente y más tiempo

Antonio Morales Plaza, ex-secretario General del Consejo de Seguridad Nuclear, atiende a los medios en lugar de Santiago A. Rebollo, profesor de la UBU; y Victoria Méndez, de la Asesoría Jurídica del CSN
Antonio Morales Plaza, ex-secretario General del Consejo de Seguridad Nuclear, atiende a los medios en lugar de Santiago A. Rebollo, profesor de la UBU; y Victoria Méndez, de la Asesoría Jurídica del CSN

«Si una instalación funciona correctamente, debería seguir funcionando, atendiendo a los criterios de los expertos». Así lo cree el ex secretario general del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Antonio Morales, quien considera que las centrales que operan en España, lo hacen «con absoluta normalidad» y «seguridad», por lo que entiende que la vida útil de plantas como la de Santa María de Garoña, en la provincia de Burgos, podría ampliarse más allá de los 40 años, como ocurre en los Estados Unidos.

Una idea que respaldó el presidente del Foro Nuclear, Antonio Cornadó, quien aseguró en Burgos que «el objetivo más sensato» es pensar en operaciones a largo plazo, con el horizonte de sesenta años, como se está haciendo en otros países. Poco antes de pronunciar la conferencia «La situación de la energía nuclear en España», en el marco del Congreso Nacional, sobre Derecho Nuclear, organizado por la Universidad de Burgos, Cornadó -también responsable de Comunicación de Nuclenor, empresa propietaria de Santa María de Garoña- manifestó que el 20 por ciento de la energía consumida el pasado año fue nuclear.

Decisiones vinculantes

En relación al papel que juegan organismos como el CSN a la hora de decidir en torno a la vida útil de las nucleares, Morales consideró que es «fundamental, a nivel técnico», de modo que sugirió que tengan más vinculación sus dictámenes.

Morales, preguntado sobre Garoña, sentenció que su mantenimiento es «competencia de los titulares» de la misma, al tiempo que afirmó que «es una planta que ha funcionado durante estos años con normalidad» y que cuenta con «un personal técnico fantástico», motivos que hace que tenga el visto bueno del CSN.

El ex secretario general del Consejo rechazó que éste sea un órgano politizado, pese a que el nombramiento de consejeros tenga esa connotación. «En los casos de Garoña, pero también en otros se ha mantenido la independencia», aseveró.

Por su parte, la subdirectora general de la Asesoría Jurídica del CSN, Victoria Méndez, declaró que se trabaja en incluir requerimientos normativos para reforzar la seguridad de las centrales.