Herrera: «No demos marcha atrás y arruinemos un modelo autonómico que funciona bien»

El presidente de la Junta cree que «es mucho más urgente» recuperar el espíritu constitucional que reformar el texto

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, asegura que la Constitución del 78 es el mayor logro político que hemos alcanzado en nuestra Historia
El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, asegura que la Constitución del 78 es el mayor logro político que hemos alcanzado en nuestra Historia

«La Constitución es el mayor logro político que hemos alcanzado en nuestra historia». Con estas palabras el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, defiende con vehemencia la utilidad y la vigencia de la Carta Magna 40 años después de su aprobación en referéndum: «No creo que haya respuestas mejores para la España actual», concluye.

Con motivo del cuadragésimo aniversario, en respuesta a las preguntas de la agencia Ical, el jefe del Ejecutivo elabora un posicionamiento sobre las principales cuestiones objeto de debate respecto a la Constitución. Así valora el papel de la monarquía como «un factor esencial de equilibrio, moderación e integración»; denuncia la vulneración de la democracia de los líderes independentistas catalanes y la contrapone con la utilidad que ha demostrado en aquellas comunidades que la han utilizado bien.

Por ello rechaza, incluso en contra de una corriente de su partido, cualquier intento de recentralización: «Algunos proponen acabar con las autonomías como quien dice muerto el perro, se acabó la rabia. Pero es que el perro tiene muchas cosas buenas. Acabemos, mejor, con la rabia». «Resolvamos las disfunciones. Reforcemos los mecanismos de colaboración y los instrumentos de cohesión. Abordemos con herramientas adecuadas problemas que sólo pueden resolverse a escala nacional. Pero no demos marcha atrás a la Historia y arruinemos un modelo que funciona bien en el día a día, y que lo ha demostrado».

También habla sin miedo de una reforma, pero advierte de que antes y con más urgencia hay que recuperar el espíritu constitucional que la alumbró.

«No hay ningún país avanzado que no esté sufriendo, en estos últimos años, una cierta crisis democrática. Hay muchos factores, las cicatrices sociales de una larga crisis económica, la irrupción de formas de comunicación social más inmediatas y ágiles... En ese sentido España no es una excepción, ni está en una posición peor que la mayoría de los países» y reconoce que «a veces a los españoles nos cuesta más que a otros aceptar y reconocer nuestros logros».

Herrera asegura tajantemente que la «Constitución del 78 es, con seguridad, el mayor logro político que hemos alcanzado en nuestra Historia. Nos devolvió la libertad y la democracia. Hay muchos motivos para estar agradecidos a nuestra Carta Magna. Y todos tendríamos que conocerla y valorarla más. No sólo los políticos, los estudiosos o los especialistas, sino el conjunto de la población. En Castilla y León estamos haciendo un gran esfuerzo, desde el propio sistema educativo, para que nuestros niños y jóvenes conozcan y respeten los valores de la Constitución: la libertad, la igualdad, la justicia, el pluralismo político. No creo que haya respuestas mejores para nuestra España actual».

En cuanto al desafío independentista en Cataluña, el presidente considera que «han roto la convivencia entre ciudadanos libres e iguales. Han vulnerado la democracia, tratando de hurtar la soberanía que corresponde al pueblo en su conjunto y han dañado la economía, provocando la huida de empresas y la desconfianza de inversores». Además, añade «han sometido a la Unión Europea y a las relaciones entre sus Estados miembros a tensiones indebidas».

Una herramienta útil

«Pero es que, además, han olvidado la auténtica razón de ser de las Autonomías, que no es fomentar la diferencia, la separación o el privilegio, sino su utilidad y servicio a las personas. Atender a los ciudadanos y mejorar su bienestar a través de unos servicios públicos de calidad. Ese es el auténtico fin de la Autonomía política, y quienes en España la han utilizado bien han demostrado que es una herramienta útil para ello, que se atienden los problemas específicos de cada lugar con una cercanía, conocimiento e interés que seguramente no habrían sido posibles en un modelo centralizado», concluye el presidente de Castilla y León.