Castilla y León

Sólo el 4,5 % de los empleados públicos secunda la huelga general por el conflicto de las 35 horas

La Junta cifra en 2.767 el número de trabajadores que no acudieron a su puesto laboral y recalca que sigue tendiendo la mano a los sindicatos para llegar a un acuerdo, mientras que estos elevan la cifra de paro al 60 por ciento

Sólo 2.767 empleados públicos de los 61.550 que estaban llamados para hacer huelga general en el día de ayer, por el conflicto de las 35 horas, secundaron el paro en Castilla y León, según los datos facilitados por la Junta.

Publicidad

De los 5.765 empleados de la Administración regional, 697 pararon, lo que supone el 12,09 por ciento; de los que trabajan en las delegaciones territoriales, que suman 9.770, secundaron la huelga 1.220, es decir el 12,49 por ciento. Menor seguimiento se produjo en el ámbito de la Sanidad y la Educación, donde no se llegó al 2 por ciento del total, con 428 y 422 respectivamente, sobre una plantilla de 22.8822 y 23.133.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, comparecía por la mañana junto con el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, para hacer un balance del seguimiento de esta huelga y sus primeras palabras fueron de agradecimiento «al trabajo que realizan día a día los trabajadores públicos» al señalar que a pesar de otro tipo de consideraciones les mueve el interés de los ciudadanos de la Comunidad.

Respecto a las futuras negociaciones, Igea declaró que el escenario puede cambiar, pero que van a seguir trabajando por mejorar la calidad de vida de los empleados públicos y para que recuperen la jornada laboral de las 35 horas. «La sociedad prefiere el acuerdo» y recalcó que «para nosotros la Justicia siempre es una garantía y no una amenaza», al ser preguntado por la amenaza de los sindicatos de llevar el conflicto a los tribunales.

También se pronunció el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, sobre esta situación, al declarar que «hemos hecho una oferta generosa a los empleados públicos. Somos un Gobierno responsable y la responsabilidad nos diferencia de otras fuerzas políticas que gritan y chillan. Desde el PP asumimos nuestra responsabilidad, que es garantizar los servicios públicos a todas las personas. En eso nos diferenciamos de otros que dicen lo primero que se les ocurre», sentenció.

Publicidad

Mientras, el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, señaló que Castilla y León ha vivido la primera huelga general de empleados públicos de «su historia» y tiene mucho que ver con «no tener palabra» ya que el presidente de la Junta «no tiene palabra, no cumple lo que firmó y no le devuelve a los empleados públicos los derechos que les quitó», declaró.

Mientras, los trabajadores públicos se concentraron frente a las delegaciones territoriales de las nueve provincias de la Comunidad para exigir «ya el cumplimiento del acuerdo suscrito el pasado 21 de mayo». Los responsables de los sindicatos convocantes, CCOO, UGT y CSI-F cifraron en torno al 60 por ciento el seguimiento de los empleados que podían hacer huelga debido a los servicios mínimos fijados por la Junta. «No nos va a quedar otro remedio que acudir a los juzgados una vez más, como ya pasó como la carrera profesional o el concurso de traslados», dijo Tomás Pérez, de UGT.

Publicidad