Del fútbol y la Justicia

Vale. Pedro Sánchez seguirá gobernando y el Barça ha ganado la Liga. De esto último me queda el consuelo de la alegría que le habrá producido a mi clienta favorita, Marta la mujer de Sandro Rosell, así que voy a aprovechar las felicitaciones que llegan estos días para comentarles que en el fútbol y en la justicia para ganar es muy importante es tener un buen equipo.

Tuve la inmensa suerte de compartir estrados con dos excelentes compañeros, Pau Molins y Andrés Maluenda, que han trabajado hasta el último punto y hasta la última coma de la causa y llevado la parte más dura; de sentarme al lado de Berta del Castillo tan buena compañera como amiga; así como con un colega Ismael Oliver, quien acabó confesando que era socio del Real Madrid. Si además cuentas a tu lado con el maestro de maestros Gonzalo Quintero tienes mucho ganado.

Claro que ahí nos jugábamos algo mucho más importante que un partido o una liga: nos jugábamos conseguir que se hiciese justicia y supimos dar en el clavo, supimos escoger la estrategia adecuada, ayudarnos y complementarnos como eso, como un equipo.

Justo es reconocer que defender a una persona como Marta y tratar con Laura para ayudar a Sandro facilita mucho la labor.

Pero para mí, lo importante es que ha quedado clara la inocencia de todos los imputados, que se ha demostrado que España es un Estado de Derecho y que un organismo como la Audiencia Nacional es capaz con toda independencia, sin complejo alguno de rectificar situaciones erróneas. Como equipo podemos estar orgullosos de lo conseguido y en mi caso particular en reafirmarme una vez más que vale la pena seguir creyendo en la justicia y en este país que se llama España. (Aunque gane la liga el Barça y gobierne Pedro Sánchez).