Cataluña

ERC se abre ahora a negociar con el PSC la alcaldía de Barcelona

Maragall asegura que no tendría inconveniente en una reunión a tres para contentar a Colau

Maragall asegura que no tendría inconveniente en una reunión a tres para contentar a Colau

Publicidad

Nuevo giro de los acontecimientos en la batalla por la alcaldía de Barcelona en forma de intento a la desesperada. El candidato de ERC, Ernest Maragall, ha comparecido para anunciar que se presentará a la investidura el próximo sábado. Hasta aquí, el republicano seguía el guión establecido. Pero su presenciaa se debía a otras razones. Cuando todos los presentes esperaban que quemase todos los barcos y propusiera a Ada Colau la alcaldía compartida, Maragall abrió la puerta imposible de sentarse a negociar con el PSC. Es decir, el tripartito del que tanto ellos como los socialistas llevan semanas renegando, pero que Colau, sin embargo, reivindica.

Maragall, por lo tanto, se mostró abierto a sentarse a negociar en una misma mesa con Ada Colau y el socialista Jaume Collboni para «contrastar, confirmar y analizar con detalle el grado de distancia, proximidad y contradicción». «La señora Ada Colau insiste en un pacto con el PSC, pero no lo ha concretado. Nosotros hoy proponemos sentarnos. Y no ponemos ningún inconveniente que en esta mesa también esté el señor Jaume Collboni», señaló.

Maragall ya propuso en su día mantener una reunión bilateral con Collboni, pero en ese momento el líder del PSC en Barcelona rechazó sentarse con independentistas. Desde entonces, ambos han hecho público que no quieren construir un tripartito, pero ahora Maragall vuelve a proponer un diálogo. Todo ello, después de las declaraciones de Colau este pasado fin de semana, cuando dijo que su voluntad era no solo formar un tripartito sino también liderarlo. A falta de apenas unos días para la investidura, parece difícil que ERC pueda contentar a los comunes con esta reunión. Aun así, Maragall reconoció que su programa y el de los socialistas pueden tener coincidencias «en algunos temas de gobernación», aunque recordó que por ahora sigue habiendo diferencias «centrales» en cuanto a los «derechos y libertades». O, tal y como dijo el otro día, entre «víctimas» y «carceleros».

Así las cosas, en ERC son conscientes de la dificultad de convencer a los comunes de formar un gobierno conjunto cuando ellos pueden lograr la alcaldía con los votos de socialistas y Manuel Valls. Aun así, el alcaldable republicano ha insistido que presentará su candidatura a la investidura.

Publicidad

Collboni, por su parte, pidió a la candidata de los comunes que aclare si prefiere pactar con ERC o con los socialistas, ya que un tripartito con ambos «no es viable». Y advirtió: «No regalaremos los votos ni daremos un cheque en blanco». En una entrevista en Ràdio 4, Collboni detalló que su opción y la de los 138.000 votantes que apostaron por el PSC el 26 de mayo es una «coalición de izquierdas no subordinada al «procés», con una agenda centrada en ámbitos como la seguridad, el acceso a la vivienda y la lucha contra la emergencia climática. A diferencia de un gobierno con ERC, insistió en un “tándem» «progresista» con PSC y comunes garantizaría una ciudad al margen del independentismo.