Cataluña

La economía catalana creció 2,6 % en 2018, una décima más que la media española

Cataluña evoluciona a mejor ritmo que la media europea, que repuntó un 1,9 %.

Cataluña evoluciona a mejor ritmo que la media europea, que repuntó un 1,9 %.

Publicidad

La economía catalana creció un 2,6 % el año pasado, lo que supone una décima más que el conjunto del Estado, que lo hizo un 2,5 %, según datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat).

El dato, dado a conocer este miércoles, confirma la estimación de crecimiento para 2018 que ya habían hecho el propio Idescat y el departamento de Vicepresidencia y Economía de la Generalitat a principios de febrero.

Publicidad

Después de tres años de incrementos superiores al 3 %, la economía catalana moderó su crecimiento en 2018 y confirma así su desaceleración, pero continúa evolucionando a mejor ritmo que la media europea, que repuntó un 1,9 %.

Publicidad

El año pasado el PIB catalán se situó en los 242.313 millones de euros, según los cálculos del Idescat, que cifra en un 1,8 % interanual el aumento del PIB registrado en el cuarto trimestre de 2018.

La economía catalana fue desacelerándose a medida que avanzaba 2018, ya que registró un incremento interanual del 3,3 % en el primer trimestre, de un 2,8 % en el segundo y de un 2,5 % en el tercero para acabar repuntando solo ese 1,8 % mencionado en los últimos tres meses del año.

Por sectores, solo el de los servicios creció en 2018 más que en 2017, y en concreto lo hizo un 2,9 %, tres décimas más que el año anterior. La industria pasó de crecer un 4,8 % en 2017 a hacerlo solo un 1,1 % en 2018, mientras que la construcción también se desaceleró, aunque menos (+ 4,7 % en 2018, frente al 5,8 % de 2017). En cuanto a la agricultura, cedió un 0,4 % en 2018, frente al aumento del 3,7 % registrado en 2017.

Publicidad

Por otra parte, la demanda interna repuntó un 2,5 % en 2018, cuatro décimas menos que en 2017, y el consumo de los hogares aumentó un 2 %, frente al 2,4 % de 2017. En cuanto al saldo exterior, que incluye los intercambios con el resto de España y con los países extranjeros, repuntó un 0,4 % en 2018, algo menos que en 2017, cuando el incremento fue del 0,8 %. En concreto, las exportaciones registraron un alza del 2 %, frente al 5,1 % logrado en 2017, lo que se explica porque la “evolución a la baja de las exportaciones es general en la Unión Europea y coherente con la tendencia del comercio en el ámbito mundial”, apunta el Idescat. También las importaciones crecieron a menor ritmo, un 3,6 %, frente al 5,6 % registrado en 2017.

Para explicar el menor dinamismo del sector industrial en 2018 (+1,1 %, frente al 4,8 % de 2017), el Idescat apunta que la desaceleración de las ramas industriales ha sido “significativa” y “correlacionada con la reducción de las exportaciones al extranjero”.

Asimismo, el Idescat sostiene que hay una “gran dispersión” en el comportamiento de cada una de las ramas industriales. Así, mientras la metalurgia y la fabricación de maquinaria mantuvieron una fuerte actividad, se registraron caídas en subsectores como los de la electricidad, el gas, el agua y los productos minerales no metálicos.

En cuanto a las ramas más importantes, como la alimentación y la automoción, registraron aumentos de actividad moderados.