Más allá de Dalí

El Museo de l'Empordà dedica una completa exposición a los artistas formados en Figueres

Un autorretrato de Salvador Dalí, realizado durante sus años de formación artística en Figueres
Un autorretrato de Salvador Dalí, realizado durante sus años de formación artística en Figueres

barcelona- Escribía Josep Pla que existe pictóricamente una escuela que puede llamarse de Figueres y no se refería solamente a la alargada sombra de Salvador Dalí. Una exposición recorre todo ese concepto en el Museo de l'Empordà bajo el título de «La mirada persistente» y que parte de un libro homónimo realizado por la historiadora del arte Mariona Seguranyes, también comisaria de la muestra. El recorrido que se ofrece al espectador, fruto de seis años de investigación por parte de Seguranyes, se dibuja entre los inicios de la Escuela Menor de Bellas Artes en 1892 hasta 1960, una revisión de la historia plástica de Figueres para la que se ha contado con obras inéditas.

Centenar de obras

La exposición recoge más de un centenar de trabajos, en su mayoría procedentes de colecciones privadas, repartidos en una decena de ámbitos. De esta manera podemos conocer autores hasta ahora prácticamente desconocidos por el gran público, pero de indiscutible valor, como Josep Berga i Boada, Jaume Almà o Pere Sutrà. Son precisamente estos los protagonistas de la primera parte de la exposición donde vemos el nacimiento de la Escuela Municipal de Dibujo de Figueres.

Es precisamente en esta última institución donde, desde 1905, trabajó como profesor de dibujo un artista llamado Juan Núñez. Pintor académico y detallista, probablemente hoy no sería recordado si no fuera porque el más célebre de sus discípulos fue Salvador Dalí. La muestra ayuda a saber algo más de la obra de este creador, quien se encontró en París las últimas tendencias artísticas, algo que quiso compartir con sus alumnos. Entre ellos también estaban Ramon Reig, Marià Baig y Carme Roget. Esta última merece un espacio aparte al tratarse del primer amor de adolescencia de un joven Dalí quien la llamaba «la chica del plan quinquenal» por los cinco años que duró la relación.

Del genio surrealista se recuerda en uno de los espacios del Museo de l'Empordà su deuda con la ciudad en la que nació y que universalizó tanto en declaraciones públicas como instalando el teatro-museo que lleva su nombre. En este espacio es interesante la exposición de una obra poco conocida, un autorretrato de 1921 que recuerda a la famosa tela daliniana «Autorretrato con cuello rafaelesco».

Tampoco olvida el trabajo de Seguranyes el muy relevante papel de dos intelectuales, Josep Puig Pujades y Carles Fages de Climent, y que tuvieron un peso importante en la divulgación de los trabajos de los jóvenes creadores surgidos en la ciudad ampurdanesa.

Durante la posguerra, el pintor Ramon Reig se encargó de las características de la escuela de Figueres perviviera. Que lo lograra quedó patente con el tesón de algunos de sus discípulos y el relevo generacional propiciado por firmas de la talla de Evarist Vallès o Bartomeu Massot.

.

- Dónde: Museo de l'Empordà. Rambla, 2. Figueres.

- Cuándo: Hasta el 10 de noviembre.

- Cuánto: 4 euros.